La lucha contra los taxis piratas también centra la acividad de la Policía Local.
Uno de los vehículos intervenidos tras ser usado como taxi ilegal. POLICIA LOCAL

La Policía Local de Melilla ha detectado que algunos vendedores ilegales de pescado y fruta, en algunos barrios, especialmente en el del Polígono, esconden su mercancía en capazos dentro de contenedores de basura para evadir la presencia policial y la van sacando para su venta en pequeñas cantidades.

Por ello, desde la Consejería de Seguridad Ciudadana, se ha querido advertir a los ciudadanos del grave riesgo que el consumo de estos alimentos supone para la salud, al estar en contacto con la basura. No obstante, no hay constancia de que se haya dado alguna intoxicación por el consumo de estos víveres.

Este tipo de venta también perjudica a los vendedores que ejercen su actividad de forma legal y que, a diferencia de los ilegales sí pasan controles sanitarios y utilizan medios para la garantía en el pesaje. De esta forma, la mercancía adquirida a los vendedores callejeros no es saludable ni sale tan barata, según señalan las autoridades, que insisten en la necesidad de que los consumidores se conciencien de ello.

La mercancía que venden los ilegales no es saludable ni sale barata, pues no pasa controles ni hay garantía en el pesaje

La Policía Local ha efectuado recientemente varios decomisos, como uno de bivalvos en los alrededores del Mercado Central. Esta mercancía fue arrojada al mar.

Asimismo, se requisaron varias partidas de fruta que no estaba en condiciones para su consumo, debido a que estos alimentos pasan muchas horas expuestos al calor veraniego.

Controles contra los 'taxis piratas'

Otro de los ejes de acción de la Policía Local en las últimas semanas está siendo la lucha contra el transporte ilegal de pasajeros, para lo que se realizan controles en varios puntos de la ciudad en los que se ha detectado que operan ‘taxis piratas'.

En los controles realizados por los agentes de la Policía Local la pasada semana se consiguió identificar y denunciar a cuatro conductores, cuyos vehículos fueron depositados en el almacén municipal. En lo que va de año, son ya cuarenta siete las denuncias tramitadas y los vehículos intervenidos.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE MELILLA