Un joven serbio de 23 años ha sido hallado muerto y parcialmente devorado este fin de semana en la jaula de los osos tibetanos del zoo de Belgrado. Todo apunta a que el muchacho, que volvía ebrio del festival anual de la cerveza, se desnudó y entró por su propio pie en la jaula de los animales.

Sus ropas se encontraban intactas en la entrada del recinto donde habitan los osos y éstos llevaron el cadáver a su zona de comida. "Hay una gran posibilidad de que estuviera borracho o drogado. Sólo un idiota saltaría a la jaula de los osos", ha afirmado el director del zoo, Vuk Bojovic.

La Policía halló en la jaula ladrillos, piedras y latas de cerveza
Al parecer los cuidadores tardaron bastante en recuperar el cuerpo porque los animales reaccionaron violentamente.

Según medios locales, la Policía, que encontró en la jaula varios teléfonos móviles, así como ladrillos, piedras y latas de cerveza, investiga los detalles de la tragedia.