OVIEDO/MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Miles de niños sin colegio, carreteras cortadas, pueblos que pedirán la declaración de catástrofe y varios vuelos desviados en el aeropuerto de Santander, donde la caída de un rayo ha afectado a la torre de control, son algunas de las consecuencias del temporal de nieve, lluvia y viento que azota a la zona norte peninsular.

El temporal, que continuará este martes, ha obligado a la Dirección General de Tráfico a cerrar cuatro puertos de montaña de la red principal, así como otros 12 de la red secundaria. Además, alrededor de 5.000 niños, principalmente alumnos de la mitad norte peninsular, no han podido acudir a clase debido a la nieve.

Más de mitad de ellos, un total de 2.766, son alumnos de Castilla y León que no han podido asistir a clase este lunes a causa del hielo o de la nieve caída en las últimas horas en la Comunidad, donde la provincia más afectada ha sido León, con 1.162 estudiantes (503 de Infantil y Primaria y 659 de Secundaria y Superior) de 41 centros, que han faltado a clase.

Y en Galicia, 2.224 alumnos matriculados en 37 centros ubicados en las provincias de Lugo y Ourense, tampoco han podido asistir a clase a causa del temporal, mientras en la provincia de Cuenca, cuatro rutas escolares han tenido que ser canceladas. A su vez, en Asturias algo más de media docena de centros se han visto afectados porque "el transporte escolar no ha llegado". Sin embargo, los colegios han mantenido su "actividad educativa", según ha informado el Ejecutivo autonómico.

Por otro lado, en Cantabria, el Centro de Atención a Emergencias 112 del Gobierno ha recibido este lunes 74 llamadas relacionadas con los fenómenos meteorológicos adversos que azotan a la comunidad autónoma. Estos avisos han derivado en la coordinación de 17 incidencias.

En la comarca de Liébana, en la que más espesores de nieve se preveían y para la que ha estado activado el aviso rojo (riesgo extremo), bomberos del 112, pertenecientes al parque de Tama, han devuelto a la circulación dos vehículos que se habían quedado atascados en la CA-881, que da acceso al valle de Bedoya, y en un vial secundario de dicha carretera.

Por otro lado, un rayo caído a primera hora de la tarde de este lunes ha afectado a la torre de control del aeropuerto de Santander, dañando sus sistemas de comunicación, lo que ha obligado a desviar varios vuelos.

Así, se ha desviado a Bilbao un vuelo procedente de Madrid de la compañía Air Nostrum que tenía previsto aterrizar en Santander a las 16.30 horas. Al no haber aterrizado ese avión, se ha cancelado el vuelo de Santander a Madrid de las 17.10 horas.

Además, se ha desviado también a Bilbao un vuelo charter procedente de Málaga que tenía que aterrizar en el aeropuerto Seve Ballesteros-Santander a primera hora de la tarde.

A lo largo de la tarde se han ido restaurando las comunicaciones progresivamente y ha sido posible el despegue en el aeropuerto cántabro de un avión de Ryanair con destino a Roma, han informado fuentes aeroportuarias, que no han precisado el tiempo que será necesario para recuperar la total normalidad en la terminal.

Declaración de zona catastrófica.

Los daños causados por el temporal han hecho que los ayuntamientos de Arbo y Redondela, en Pontevedra, hayan anunciado que solicitarán la declaración de zona catastrófica.

En el caso de Redondela, el casco urbano resultó anegado en numerosos puntos debido al desbordamiento del río Alvedosa. Aunque ya se han abierto al tráfico las calles del centro del pueblo, la maquinaria municipal sigue trabajando en la zona de San Esteban de Negros, donde una avalancha de lodo y piedras causó problemas importantes en esta zona rural.

En cuanto a Ponteareas, el temporal afectó a instalaciones deportivas municipales, carreteras secundarias y propiedades particulares, aunque no se registraron daños personales, más allá de que varios vecinos tuvieron que ser rescatados al estar rodeados por el agua. El Ayuntamiento trabaja para evaluar las consecuencias de las inundaciones, desprendimientos de tierras y otros incidentes.

También en Gondomar, situado en el suroeste de la provincia de Pontevedra, las inundaciones y caídas de muros y árboles mantuvieron trabajando a pleno rendimiento a todos los efectivos de Policía Local, voluntarios de Protección Civil y del GES Val Miñor, mientras en el municipio pontevedrés de Mos, la alcaldesa, Nidia Arévalo, ha lamentado que se produjeron "daños grandísimos" en viales del municipio y en propiedades privadas, y será necesario acometer "obras importantes" con un coste de unos 300.000 euros.

A su vez, la alcaldesa de O Porriño, Eva García de la Torre, ha explicado a Europa Press que los técnicos municipales siguen evaluando los daños causados por el temporal, que en esta localidad provocó, entre otras incidencias, el desbordamiento del río Louro, caída de ramas y árboles, y desprendimientos en taludes.

DESAPARECIDOS.

Las peores consecuencias del temporal han sido las víctimas que se ha cobrado. Así, en Asturias, el dispositivo de búsqueda del bebé arrastrado la tarde del pasado lunes por un golpe de mar en la playa de Frejulfe, en el concejo de Navia, se suspendió a las 19.15 horas de este lunes y se reanudará el martes a mediodía.

Según han informado desde el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) en una nota de prensa, en las labores de rastreo de este lunes han participado 30 personas entre bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA).

Dadas las malas condiciones meteorológicas, no se han incorporado al operativo de búsqueda los medios aéreos ni la embarcación de Salvamento Marítimo.

El martes, los equipos de búsqueda prevén hacer un rastreo desde la zona de Barcia, en el concejo de Valdés, hasta Cabo Vidio, en Cudillero.

Y en Cantabria, la búsqueda de un pescador de 73 años desaparecido desde la noche del pasado sábado en la costa de Islares (Castro Urdiales) se ha reforzado este lunes con más efectivos de los servicios de emergencias, aunque de momento las tareas de rescate no han dado resultados positivos.

Sigue el temporal.

El temporal continuará este martes, cuando las temperaturas volverán a bajar, las heladas se extenderán a buena parte del país y seguirán las precipitaciones, muchas de ellas en forma de nieve, en buena parte de la Península, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

A este respecto, la portavoz de la AEMET, Ana Casals, ha indicado a Europa Press que la cota de nieve descenderá aún más este martes puesto que se espera una bajada de las temperaturas que la dejará entre los 300 y los 500 metros de altura en el Cantábrico y casi en cualquier cota en los sistemas montañosos.

Además, ha precisado que el martes la situación será "más de norte" y afectará también al Cantábrico Oriental, alto Ebro y todos los sistemas montañosos de la mitad norte. También se prevén lluvias en el litoral mediterráneo andaluz, Melilla, área del Estrecho y precipitaciones débiles y ocasionales en el norte de Baleares y en el norte de las islas canarias de mayor relieve.

La portavoz ha apuntado que las temperaturas han caído "muy bruscamente" ya que han bajado unos 10 grados desde el sábado, porque hasta esa fecha las mínimas eran muy altas, cercanas a 10 grados centígrados (ºC) y este lunes las mínimas rozaban los cero grados centígrados.

Y este martes, las temperaturas serán aún 3 o 4 grados centígrados más bajas, tanto las diurnas como las nocturnas, mientras el miércoles bajarán nuevamente las mínimas pero ascenderán las máximas.

En concreto, las mínimas alcanzarán los -8ºC y -10ºC en las zonas altas y en capitales de provincia podrán bajar hasta -6ºC en Ávila y Segovia; -5ºC en Teruel y Vitoria; -4ºC en León; -3ºC en Cuenca; -2ºC en Valladolid y 1ºC en Madrid o Toledo.

Consulta aquí más noticias de Asturias.