La Asociación de Hosteleros de Almería (Ashal) ha criticado este lunes el "acoso" que están sufriendo los miembros del sector ante las peticiones efectuadas para limitar los horarios y restringir o prohibir las terrazas de algunos establecimientos, por lo que aseguran que están "teniendo serios problemas" para renovar sus licencias este año.

La entidad ha convocado una asamblea para el próximo día 22 de febrero en la sede de la asociación en la que se analizará la situación "de cara a tomar medidas" y defender "la continuidad de su actividad empresarial", y "una seña de identidad de Almería, sus terrazas", según han trasladado en una nota.

La asociación ha pedido al Ayuntamiento de Almería "más implicación" en este asunto para "buscar entre todos una salida razonable", si bien considera que "es necesario mantener los actuales horarios de cierre de los establecimientos en línea con el resto de municipios y provincias andaluzas y españolas" ya que este aspecto, a su juicio, también permite "evitar el peligroso trasiego de jóvenes en busca de locales de municipios más permisivos".

Igualmente, también han pedido solucionar "de forma urgente y favorable" todas las solicitudes de renovación de terrazas para el año 2016 así como la concesión de nuevas instalaciones, además de que se continúe con la programación de actividades "lúdicas y dinamizadoras tanto en el centro ciudad como en los distintos barrios de la misma, como forma de apoyar a los comercios y hosteleros de esas zonas a luchar contra la crisis económica".

Según las cifras de los empresarios, el mantenimiento de los horarios de cierre actuales y las terrazas suponen "un mínimo de 500 puestos de trabajo directos además de otros tantos indirectos y que, por otro lado, generan vida en una ciudad que vive del sector servicios y en un casco histórico que poco a poco empieza a tener color después de muchos años de decadencia".

De la misma manera, han recordado que se ha hecho "un gran esfuerzo a través del Plan Urban para dinamizar el centro" y que, en este sentido, "los hosteleros han sido un sector clave que ha invertido en terrazas y ha remodelado sus locales para ir acorde con lo que toda la ciudad estaba demandando".

Ashal ha apuntado que entre el 30 y el 50 por ciento de la facturación de muchos establecimientos "viene a través de las ventas en la vía pública" y en un porcentaje similar "puede repercutir un hipotético recorte en los horarios de cierre de los establecimientos, sin descartar que hay locales que por su propia definición podrían desaparecer si tienen que recortar sus horarios o eliminar la terraza".

En este sentido, han puesto como ejemplo algunas heladerías y cafeterías en las que "una reducción horaria o dejarlas sin terrazas supondría su cierre inevitablemente, ya que su franja máxima de facturación, especialmente durante la temporada estival que en Almería se extiende desde marzo-abril hasta octubre, es la que se pretende eliminar".

Consulta aquí más noticias de Almería.