El ex secretario autonómico de Turismo y Proyectos Temáticos, Luis Lobón, ha declarado este lunes en el juzgado de instrucción número dos de Valencia, en la causa en la que se investiga la compra de Valmor, la empresa encargada de la organización de la Fórmula 1 en Valencia, que la orden de comprar esa firma vino "por encima de la consellera", aunque ha rechazado decir quién directamente quién la dio ya que él no estuvo en esa conversación.

Así lo ha indicado en su declaración como testigo ante el juez que investiga el caso, en una causa abierta por presuntos delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos. Según ha podido saber Europa Press, Lobón ha admitido que eran conocedores de que Valmor era "una ruina de arriba a abajo" y ha recalcado que si no se celebraba la competición automovilística era hacer "el ridículo"

De acuerdo con su declaración, todos sabían desde el primer momento que el hecho de que se acogiera la celebración del evento era algo "deficitario" y ha precisado que lo sabían "desde el principio y durante mucho tiempo".

Asimismo, ha indicado que desde el Consell pidieron a Valmor que pese a esa situación, que la empresa no fuera a suspensión de pagos y ha añadido que, al actuar de esa manera, no les quedaba otra que afrontar lo que les viniera como, por ejemplo, la compra de la empresa.

Preguntado por quién decidió la operación, ha dicho que la orden "vino por encima de la consellera" —entonces Lola Johnson—. Interpelado entonces por quién estaba por encima de ella, ha contestado que "mucha gente", "el Consell", aunque no ha precisado quién dio directamente la orden.

A la pregunta concreta de si partió del expresidente de la Generalitat Francisco Camps, ha indicado que no estuvo en la conversación por lo que no podía decir quién lo hizo sino que "vino de arriba, por encima de la consellera". En esta jornada también estaba citada como testigo la ex directora general de Organización en Presidencia de la Generalitat, Henar Molinero.

El juzgado investiga esta causa a raíz de una querella de la Fiscalía Anticorrupción, que se centraba en cuatro aspectos fundamentales, entre ellos, el contrato firmado entre Valmor y la empresa pública Circuito del Motor para organizar la Fórmula 1, por el que la mercantil no pagó "ni un euro", en perjuicio de los fondos públicos, y la orden que dio Camps para que la Generalitat se constituyera como avalista de Valmor sin seguir el procedimiento administrativo fijado en la Ley de Hacienda de la Generalitat y la Ley de Presupuestos de 2011.

Los otros dos son la orden que Camps dio a Johnson, pese a que no tenía competencia para ello, para que firmara el contrato de 19 de julio de 2011 por el que el Gobierno autonómico prestaba el aval a la empresa; y la asunción por parte del Consell del canon anual de 26 millones de dólares "sin asumir ningún derecho".

Consulta aquí más noticias de Valencia.