La Audiencia de Málaga ha condenado a un hombre por intentar matar a su hijo con un palo de madera y un cuchillo, cuando éste llegó a su casa tras haber consumido alcohol y drogas, gritando y golpeando la puerta de entrada. Asimismo, se condena al hijo por un delito de lesiones.

Los hechos sucedieron, según la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, en enero de 2014. El hijo fue a la vivienda del padre en la localidad malagueña de Alameda "y comenzó a golpear la puerta al tiempo que gritaba", insultando al progenitor para que saliera de la casa.

Entonces el padre se levantó de la cama y salió a la calle con un palo de madera y un cuchillo, "propinando un golpe en la cabeza" al hijo, quien, con la intención de defenderse le dio un bocado en la zona de la barbilla, cayendo los dos al suelo, según recoge la resolución.

En ese momento, el padre "con ánimo de acabar con su vida, clavó el cuchillo que llevaba a su hijo en la zona del costado". Éste sufrió heridas que si no se le hubiese prestado la atención médica precisa, habrían supuesto un riesgo vital y le hubieran causado la muerte.

Por estos hechos, se condenó al padre por un delito de homicidio en grado de tentativa y se le impuso la pena de cinco años de prisión; mientras que al hijo se le condena por un delito de lesiones, por el que se le condenó a tres meses de prisión. Ambos renunciaron a indemnización.

Los acusados reconocieron los hechos en el juicio oral, por lo que la sentencia se dicta de conformidad, aunque se unen los informes médicos forenses que acreditaron las lesiones. En los dos concurre la circunstancia de parentesco, que agrava la pena y en el hijo las de legítima defensa y de embriaguez, que la atenúan.

Consulta aquí más noticias de Málaga.