El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha dicho a la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos que la apuesta de su Gobierno es "por la convivencia" entre la educación pública y concertada, tras lo que le ha dicho que "no tiene ningún motivo de fondo para estar preocupada" después del anuncio realizado este lunes de que se congelará la asignación a este tipo de educación en los presupuestos de este año.

En una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press, García-Page ha dicho que le "duele un poco" la reacción de la CONCAPA, que en un comunicado acusaba a la Junta de querer "avivar en la sociedad el odio hacia la educación concertada por su carácter confesional".

El líder autonómico ha recalcado que su Gobierno cree "en la educación con mayúsculas" y no se plantea "ningún recorte en ella ni en pública ni en privada".

"Mis hijos van a la concertada, educación que empezó con Felipe González. Defiendo en todos los foros esa convivencia", ha dicho García-Page, quien ha achacado esta medida del Ejecutivo a que "en los últimos cuatro años Cospedal se ha aplicado a fondo en destrozar la educación pública". "Si consideran eso un ataque a la concertada, me duele".

Se ha referido además a la intención de PSOE y Podemos de solicitar al Gobierno nacional una revisión de quién tiene que pagar la asistencia católica en los hospitales públicos, aclarando que su intención no es impedir esta asistencia. "Soy creyente, pero no quiero imponer ni mi creencia ni mi forma de ser, hay que separar la Iglesia del Estado, y eso le viene bien a la Iglesia", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Toledo.