El exmarido de Lucia Garrido, la mujer hallada muerta en 2008 en su finca de Alhaurín de la Torre (Málaga) por cuyo asesinato también está imputado, ha declarado este martes como investigado en una causa reabierta por la muerte a tiros de dos hombres de nacionalidad colombiana en el mismo lugar.

Estos hechos sucedieron en abril de 2009, justo un año después de que el cadáver de Lucia Garrido fuera encontrado en la piscina de dicha finca. Los dos hombres entraron con el rostro cubierto y llevando armas de fuego y recibieron disparos con una escopeta desde unos dos metros de distancia.

El caso se archivó en diciembre de ese año, ya que el Juzgado de Instrucción número 10 de Málaga entendió que de las diligencias practicadas se desprendía que el dueño de la finca y exmarido de Lucia Garrido, M.A.H., causó la muerte de los dos hombres, pero actuó "defendiéndose".

Esta causa se reabrió a mediados del pasado año 2015 y el hombre fue citado a declarar este martes, cuando ha mantenido de nuevo que fue en defensa propia, con una declaración que "es 99,99 por ciento la misma que hizo en su momento", aunque "concretando alguna cuestión que se le ha preguntado", según su abogado Guillermo Jiménez.

En su momento, según el letrado, relató que escuchó los perros ladrar y como días antes habían entrado en la casa, salió con la escopeta y fue cuando se encontró a estas personas, a las que no conocía y que iban con la cara cubierta, disparando "después de que lo hiciera una de estas personas".

El abogado ha incidido en declaraciones a los periodistas en que tras tomarle declaración como investigado por la muerte de los dos hombres, el juez no ha dictado ninguna medida preventiva contra su patrocinado.

Este hombre también está investigado como inductor en la causa que sigue el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Málaga por el asesinato de Lucia Garrido, que está declarada secreta, después de que Asuntos Internos de la Guardia Civil detuviera en las últimas semanas a dos personas como presuntas autoras, una de ellas guardia civil en el momento de los hechos.

Además, M.A.H. está siendo investigado en otro juzgado en un caso sobre presuntas irregularidades cometidas por agentes del Servicio de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y también está siendo juzgado en una causa por narcotráfico, en la que le piden, provisionalmente, cuatro años de prisión.

Consulta aquí más noticias de Málaga.