El secretario general de Comisiones Obreras (CC.OO.) en Aragón, Julián Buey, ha calificado de "intolerable" que se pidan ocho años de cárcel y tres meses para cada uno de los ocho trabajadores de la empresa Airbus que participaron en un piquete informativo ante la fábrica de EADS-CASA, en Getafe (Madrid), en la huelga general de 2010.

Buey ha participado, junto con la secretaria general de la Federación de Industria de esta organización en Aragón, Ana Sánchez, en una concentración convocada en Zaragoza, frente al monumento de la Constitución, en el paseo del mismo nombre, a las 12.00 horas, coincidiendo con las celebradas en Huesca y Teruel y en otras ciudades de España. Además, han tenido lugar actos similares en los mayores centros de trabajo de la Comunidad.

Estas movilizaciones tienen lugar con ocasión del inicio del juicio contra estos ocho trabajadores este martes. Los participantes se han congregado tras una pancarta en la que se leía 'Huelga no es delito', además de portar carteles que defendían este derecho y de corear, al finalizar el acto, 'Somos miles, no somos ocho' y 'Libertad sindical'.

La secretaria general de CC.OO. de Industria en Aragón, Ana Sánchez, ha leído un manifiesto en apoyo a los trabajadores enjuiciados y para criticar "los recortes a los derechos laborales que se han acometido en los últimos cuatro años". La concentración ha contado con la presencia de representantes de IU Aragón, como su coordinador general, Adolfo Barrena, y el responsable de Organización de IU Aragón, Álvaro Sanz.

El secretario general de CC.OO.-Aragón ha explicado que hasta ahora había casos de sindicalistas a los que se les imputaba y llevaba a los juzgados por actos similares, pero luego eran sobreseídos, "pero al resucitar durante la legislatura del Gobierno del PP" el artículo 315.3 del Código Civil, "coincidiendo con la reforma laboral, los recortes y la 'ley mordaza'", se ha producido "un atentado de verdad del derecho a la huelga", ha sostenido.

Según ha precisado, "no se ha hecho uso durante la democracia de ese artículo" porque "es una barbaridad" y "parece ser que les olvidó" adaptarlo a la Constitución, pero ahora se acude a él para "limitar derechos, para que la gente no pueda revelarse contra esos recortes", con más de 300 sindicalistas encausados y acusados apelando a él, "para los que se piden años de prisión".

Buey ha lamentado que "en este país sale mucho más barato ser violador, ladrón, atracar bancos o la evasión fiscal, que ser sindicalista y estar en un piquete pacífico de extensión de huelga, un derecho perfectamente reconocido en la legislación internacional y en las Constituciones de todos los países democráticos".

A su entender, apelar a él supone "disminuir los derechos laborales" y "hacer que el pago de la crisis recaiga sobre las clases trabajadoras y populares", para esgrimir que "después de 30 años de un ejercicio del derecho de huelga responsable, serio, sin incidentes nadie puede decir que haya traído ningún problema de verdad".

SUPRESIÓN

Buey ha reclamado la supresión de ese artículo del Código Penal, para apuntar que el PP "ya adquirió ese compromiso, así como el de amnistiar a todas las personas que hubieran sido encausadas y condenadas por él".

Sin embargo, "ha incumplido" y "mientras no sea así las personas trabajadoras vamos a ver disminuida nuestra capacidad de luchar y combatir para reequilibrar unas relaciones laborales que son por naturaleza desequilibradas".

El secretario general de CC.OO.-Aragón ha anunciado que "no vamos a parar hasta que se restablezca un derecho de huelga efectivo y real", además de expresar "toda la solidaridad para nuestros compañeros".

Huelga del autobús en zaragoza

En otro orden de cosas, Buey se ha refiero a los paros parciales que los trabajadores del autobús urbano de Zaragoza protagonizan desde el pasado 10 de diciembre y ha remarcado que "por encima de todo voy a defender el derecho a la huelga" porque "me parece una barbaridad cuestionarlo" cuando opta por él "un colectivo que defiende sus intereses y quiere tener una forma de vida mejor para ellos y para sus hijos".

Ha añadido que las huelgas, "efectivamente, molestan a los empresarios", y las que tiene que ver con los servicios públicos también "a la ciudadanía" y por eso con estas últimas "hay que ser muy sensible y tener mucho cuidado".

En este punto, ha aclarado que desde CC.OO. "apostamos siempre por abrir vías de diálogo y llegar a entendimientos y acuerdos rápidos que solventen los problema y ahí los sindicatos tenemos que jugar un papel sensato, igual que la empresa y la Administración".

En este caso, "no sabemos si está pasando así, pero lo fundamental es que hay que respetar el derecho de los compañeros que estén en huelga", una medida de presión que "no se puede llevar a puntos muertos, pero que no se puede cuestionar".

Respecto a las huelgas que ha habido a lo largo del tiempo por parte de este colectivo de trabajadores, Buey ha apuntado que "las hacen, son seguidas y hasta ahora siempre se han llegado a acuerdos" de forma que si bien "podrá gustarnos más o menos el tipo de sindicalismo que se hace allí, por encima de todo está el derecho a la huelga".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.