El Ministerio del Interior ha presentado el Balance de Criminalidad correspondiente al cuarto trimestre de 2015, que indica que durante el pasado año se registraron en Castilla-La Mancha un total de 66.986 delitos y faltas, lo que constituye un 4,6% menos con respecto a 2014, cuya cifra ascendió a 70.198.

Estas cifras arrojan una tasa de criminalidad de 32,5 infracciones penales por cada 1.000 habitantes, que supone una reducción de 1,3 puntos con respecto al mismo periodo de 2014, según ha informado la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha en nota de prensa. Estos datos sitúan la tasa de criminalidad en valores inferiores a los del 2007, donde la tasa de criminalidad era de un 34,6.

Además, la tasa de criminalidad en Castilla-La Mancha sigue "la tendencia general descendente de los últimos meses" y por debajo de las 43,7 infracciones que suponen la media nacional.

En la región, los homicidios y asesinatos consumados se redujeron un 18,8%, los robos con violencia o intimidación han descendido un 6,6% y los robos con fuerza en vivienda caen un 5,7%.

La tasa cae en cuatro provincias

La tasa de criminalidad ha descendido en cuatro de las provincias de Castilla-La Mancha, mientras que en la de Ciudad Real se mantiene en "valores similares" a los del año 2014.

En Albacete, las infracciones penales por cada mil habitantes se sitúan en 30,7 en 2015. Esta tasa se ha reducido en un 7,1% con respecto al mismo período de 2014. Los homicidios y asesinatos consumados han descendido un 50%, los robos con violencia o intimidación se han reducido en un 5,1%, los robos con fuerza en domicilios un 4% y la sustracción de vehículos a motor un 24%.

En Ciudad Real, las infracciones penales por cada mil habitantes se sitúan en 27,8, en comparación con las 27,3 del año anterior. Destaca en la provincia el descenso de la sustracción de vehículos a motor en un 6,8%, el descenso del tráfico de drogas en un 31,7%, así como los daños, que descienden un 4,5%.

En Cuenca, las infracciones penales se sitúan en 28,4 por cada mil habitantes, un 1,7% menos que en 2014. En la provincia conquense los robos con violencia o intimidación en la provincia han descendido un 15,9%, los robos con fuerza en domicilio se han reducido un 1,6%, el tráfico de drogas un 42,3% y los hurtos un 5,1%.

Por su parte, en Guadalajara las infracciones penales han sido en 2015 de 35,3 por cada mil habitantes, una cifra que su pone una reducción del 4,5% respecto a 2014. En esta provincia los robos con fuerza en domicilios en la provincia han descendido un 15,8%, el tráfico de drogas un 15,6%, los daños un 1,8% y los hurtos un 7,9%.

Finalmente, en Toledo las infracciones penales se han situado en 37,3 por cada mil habitantes, un 6,6% menos que el año pasado. En la provincia toledana los homicidios y asesinatos consumados en la provincia han descendido un 85,7%, los robos con violencia o intimidación un 14,9%, los robos con fuerza en domicilios un 5,3%, los daños un 4,5% y los hurtos un 6,1%.

Descienden los robos en el campo

En cuanto a las sustracciones en explotaciones agrícolas o ganaderas, en Castilla-La Mancha han descendido un 18,9% en 2015, con un total de 2.349 sustracciones respecto al mismo periodo de 2014, cuando se registraron 2.896. Además, estos delitos han caído en todas las provincias de la región.

En Albacete, las sustracciones agrícolas o ganaderas se redujeron un 13,2% en 2015, en Ciudad Real bajaron un 17,8%, en Cuenca desdendieron un 23,1%, en Guadalajara disminuyeron un 31,5% y en Toledo cayeron un 19,6%.

Consulta aquí más noticias de Toledo.