El jefe de Servicio de Salud Pública, Andrés Rabadán, ha confirmado que actualmente hay 23 hospitalizados de los 66 afectados tras la intoxicación provocada por la ingesta de algún alimento en un bar de Cádiz.

En declaraciones a los periodistas, ha señalado que los hospitalizados, entre los que no hay ningún caso "preocupante", están repartidos en diferentes hospitales de la provincia, tanto públicos como privados.

Así, actualmente se encuentran nueve en el Hospital Puerta del Mar en Cádiz, seis en la Clínica de la Salud de Cádiz, dos en la Clínica San Rafael en Cádiz, tres en la Clínica Asisa en Jerez, dos en el Hospital San Carlos en San Fernando y otro en el Hospital de El Puerto de Santa María.

Asimismo, ha indicado que de los 66 afectados, 34 son hombres y 32 mujeres, cuyas edades oscilan entre los tres casos que se han dado en menores de 14 años y cuatro en personas mayores de 65 años. Por su parte, el grueso de los afectados, 30 en total, se encuentra en una horquilla de edad entre los 25 y los 44 años.

Rabadán ha señalado que la sintomatología presentada por los pacientes —diarreas, vómitos y fiebre con dolor abdominal— "hace pensar en una salmonelosis".

En cuanto al alimento que ha provocado la intoxicación, no ha querido especificar cuál ha sido, ya que "no se puede decir" hasta que el laboratorio lo confirme con las pruebas de alimentos que se han recogido en el bar clausurado. En este sentido, ha añadido que "antes del lunes" se podrán tener los resultados de dichas pruebas.

Con respecto a la persona fallecida, el Jefe de Salud Pública ha indicado que se está pendiente de la autopsia y que se trata de un hecho del que no pueden facilitar información hasta que el juez decida darla.

Rabadán ha indicado que la salmonelosis "normalmente dura seis o siete días" y ha añadido que "habitualmente nadie fallece, a no ser que se complique o que el paciente tenga patologías previas".

Finalmente, ha explicado que los primeros casos se produjeron en la madrugada del domingo, tras el periodo de incubación, ya que la comida fue en la tarde del sábado. Por ello, Salud Pública se personó en el bar el domingo y esperó a que estuviera "a pleno rendimiento" para realizar la inspección.

En este sentido, ha indicado que en principio se retiraron todos los alimentos, aunque al continuar llegando casos de intoxicados, se decidió el cierre, ya que "aunque hace daño al negocio, es mejor perder dinero que perder personas".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.