Haze: "De la cárcel nace gran parte de lo que soy, pero también de las drogas y los amigos"

  • "Hay que sentirse orgulloso de ser de barrio y de sobrevivir bajo presión", dice Haze con su nuevo álbum ya bajo el brazo, 'BArr10'.
  • "Entrar en prisión me cambió la vida: fue por cuatro robos con intimidación".
  • "No entiendo por qué la gente no tiene valor para decir que ha estado metido en las drogas".
Haze, en entrevista con '20minutos'.
Haze, en entrevista con '20minutos'.
JORGE PARÍS

En un solo álbum, el que publicó hace una década, Crónicas del barrio, Haze cambió la etiqueta de ex presidiario por la de rapero reconocido. Desde entonces ha habido tres trabajos más y cinco años de silencio.

Vuelve con ganas y el quinto álbum: Barr10. Un trabajo que sigue nutriéndose de la fusión con la que empezó: rap y flamenco, y en el que canta a su madre, a la celda, a la propia experiencia y a todo lo que ha vivido.

¿Siempre con la cabeza alta?

Sí, siempre con la cabeza alta, hay que sentirse orgulloso de ser de barrio, de sobrevivir bajo presión, y siempre con la cabeza alta pese a los problemas.

Y los suyos han sido complicados, ¿la peor situación por la que ha pasado?

Entrar en prisión, estuve sólo un mes y un día, pero me cambió la vida. Estar sin saber cuándo vas a salir... Porque no entré sabiendo que iba a estar un mes y un día, entré y no sabía cuándo saldría. Entras y ya veremos, y con el miedo de que la fiscalía me pedía por 4 robos con intimidación 3 años por cada uno, pues podría haber sido 12 años. Menos mal que en el juicio llegamos a un acuerdo.

¿Con qué música sobrevivió allí?

Allí escribí mis rimas. De la cárcel nace gran parte de quién soy, pero también de mis amigos que han estado también en prisión, de las drogas...

Porque usted no sólo no lo oculta, sino que además lo canta y a su madre...

Se lo digo a mi madre. No entiendo por qué la gente no tiene valor para decirlo. Y mi madre se hartó de llorar y me decía: ¿de verdad tú tomabas eso? Y yo le decía, sí, mamá, eran otros tiempos...

¿Los de la cocaína? La canción se llama Heroína es por su madre...

Es mi madre y mi heroína y yo le hablo de que tomaba cocaína.

¿Tiene la sensación de que no se le da la suficiente importancia?

Las cosas han cambiado, ahora la cocaína se ve como un problema mayor que en los ochenta o noventa, peo sí es verdad que sigue estando bien vista. Es la droga que te pone eufórico, y que si la sabes controlar eres un tío guay. Controla los centros del placer de tu cerebro, así que, imagínate.

¿A qué no cantaría nunca o a quién? Porque no veo pudor en contar lo propio.

No se me ocurre ninguna, no temo ninguna temática.

¿Y estilo?

El electro latino lo odio, y fíjate que hay mucho rap y reguetón latino que me gusta.

¿Cómo ve el panorama musical?

La comercial como siempre. Cambian un poco las políticas de empresa. Ahora funciona bien la música inglesa. Y bueno hay que adaptarse. Los tiempos cambian, me parece bien el mundo tecnológico.

¿Y socialmente?

Hay muy poca conciencia política en los jóvenes, parece que para la juventud lo más importante es estar guapo, fuerte, tener ropa buena y buenos móviles, pero también es verdad que desde Podemos y Ciudadanos se está activando. Eso creo.

¿Hasta dónde entra usted?

No me interesa la política.

Pues igual ese es el problema para los jóvenes.

Te voy a dar un titular: Mi trabajo fin de grado, porque soy filólogo hispánico se llama Ideología y persuasión en el discurso de Pablo Iglesias. Analicé el discurso de la plaza del Museo Reina Sofía. El de las europeas. Se ha vuelto a la retórica clásica.

Ha hecho el trabajo de fin de grado sobre Pablo Iglesias, y no una canción, ¿se la haría?

Bueno, quién sabe, puede ser. Hay un problema en el arte, y en el mundo global, si te metes en camisa de once varas vas a tener problemas y un rapero ya tiene problemas. Si un rapero se mete con la religión o la política va a tener multiplicados los problemas.

¿Con qué se meten entonces?

Si nos metemos con todo. Somos altavoz y antes los cantautores. Siempre ha habido. Pero también el heavy y el rock lo están haciendo.

¿Son conscientes?

Tengo 38 años, maduro, ya no soy un niño de 15. Se pasó la moda del niño rapeando en un anuncio de Cola-Cao. Si no lo decimos nosotros quién lo va a decir.

¿Dónde tiene más problemas: si se mete en religión o..?

Soy de izquierdas y creo en Dios. Ya lo tienes, ¿era lo que querías?, pues ya lo tienes...

¿Religión o política?

Es que me dan igual los problemas, si tienes que decirlo, lo duces y punto. Pero ya nosotros tenemos 20 millones de problemas por ser tan directos si tocas los palos con tanta tradición como la religión católica estás metiendo los dedos en la llaga. Y es que creo en Dios, y rezo a todas las noches. No tengo ningún problema en decirlo. Creo en Dios de verdad.

¿Con ninguna religión?

Respeto todas.

¿Y cuando la religión es radical?

El trasfondo es bueno, otra historia es la mala interpretación de la religión y usarla para beneficio propio.

¿No es un arma de sometimiento?

Si partimos de que el dogma religioso trata de hermanar a las personas, hacer sociedades civilizadas, se postula como una idea en la que el perdón es importante y también la verdad, y para mí las religiones que conozco tienen esto en la base. Lo malo es la corrupción, la Inquisición y la mala interpretación llevada a cabo por ambiciosos.

¿El mal de la humanidad la ambición?

No es el único.

¿Se remediarían buena parte de los males si la gente leyera más? Se lo pregunto por el orgullo con que habla de la Filología.

Sí, la gente tendría más los pies en la tierra de lo que los tiene. A mí me interesa la literatura y la lengua, y me puse a pensar: prueba de acceso de 25 y pensé en hacer Historia, Políticas y al final dije con lo que me gusta escribir, Filología. Tengo una meta: escribir cuentos.

¿Qué cree que pensarán quienes estuvieron con usted en prisión de En esta celda?

Mi compi de 'chabolo', el que dormía conmigo, le tengo mucho cariño, porque lo que yo hacía allí era jugar al ajedrez, damas, correr... Yo le dije al director de la cárcel que me pusiera en un patio tranquilo, porque yo no quería problemas pero que si un tipo venía a quitarme los botines no iba a dejarle que me los quitara. Así fue.

Los botines, ¿extensible a todo?

Sí, yo cuando algo no es justo me defiendo. Me dan coraje los abusos, el acoso, las humillaciones... Y aprovecho ser un altavoz, y necesitamos concienciación política y social, ideas que ayuden a que la sociedad mejore.

No me ha dicho si le dijo algo su compañero de celda...

Es que no me ha dicho nada de momento. Está fuera ya, pero igual aún no la ha escuchado.

Los funcionarios de prisiones...

Sí, ¿qué pasa?

No lo digo yo, lo canta usted...

Tengo una canción que es Abuso de autoridad. Los hay estupendos, pero los hay abusones que pegan a la gente, que drogan a los presos para que estén tontos y se les caiga la baba.

¿Con qué les drogan?

Con... antidepresivos... y lo que sea para dejarlos KO. Pero los hay buenos, y yo no tengo ninguna pega, pero amigos míos... Uno yo creo que murió por culpa de una paliza. Decía por carta que le estaban buscando las cosquillas y que iban a quitarlo del medio. Al poco tiempo dicen que murió por sobredosis. No sé... ¿Y qué pasa, si no tiene padre y madre que lo cuide ni dinero para un abogado? Pues nada.

¿Cómo se sintió delante del juez, fiscal, etc?

Intimida, porque además son chulos. El poder intimida. Dije algo en el juicio y me dijo: ¿a usted quién le ha preguntado?, y puse una cara..., y me dijo: haga usted el favor de comportarse con respeto y no ponga esas caras. Sientes impotencia.

¿Qué tendrían que 'tocarle' para que volviera a delinquir?

No creo que pudieran tocar nada.

Pero todos tenemos un límite...

No creo. Yo estoy estudiando para ser profesor. La música también. Estoy con un máster, quiero ser profesor de lengua española.

¿De niño tenía esa vocación?

Yo siempre me he sentido un poco maestrillo. Era el más bueno de todos los malos. Era el que decía: deja de drogarte ya, no vendas, mira cómo están tus padres...

¿Hasta dónde determina el lugar en el que naces?

Es muy determinante, pero yo soy un ejemplo de que se puede cambiar. Podría ser un delincuente enganchado entrando y saliendo de la cárcel. Muchos amigos míos están así, pero sabía que tenía que cambiar el ritmo.

¿Dejaría la música por el sueño de ser profesor?

No, las dos cosas. Aunque claro...

¿Sabe la cantidad de filólogos que odian la enseñanza?

Me gusta más leer un trabajo en voz alta más que cantar, que me gusta, pero es distinto.

¿Cómo es cantar?

Cuando estoy arriba cantando me siento como un superhéroe, siento: soy capaz de volar ahora mismo.

¿Por qué lo dejaría todo?

Por un hijo. Todavía no soy padre y me gustaría serlo

Mostrar comentarios

Códigos Descuento