El número de muertos en el ataque suicida de este lunes con camión bomba en la ciudad de Tel Afar ha subido a 28, mientras que el de heridos asciende a 50, de ellos ocho graves, según ha informado el jefe de la policía de Tel Afar, Naim Abdalá a 470 kilómetros al norte de Bagdad, informaron fuentes policiales iraquíes.

El general de la Policía Rahim al Jibouri ha informado que el ataque ha ocurrido en una concurrida zona residencial de mayoría chií de la ciudad, situada a unos 420 kilómetros al noroeste de Bagdad.

Según Al Jibouri, el atentado fue cometido con un camión de basura cargado de explosivos y cubierto por una fina capa de materiales de construcción.

Los equipos de rescate buscan más víctimas entre los escombros

Dentro de la hora en que se produjo el atentado, las autoridades han impuesto el toque de queda en toda la ciudad.

Por su parte, el alcalde de Tal Afar, Najim Abdulá, ha explicado que la deflagración ocurrió a unos diez kilómetros al noreste del centro de la localidad y que la mayoría de los fallecidos son mujeres y niños.

Los equipos de rescate buscan más víctimas entre los escombros.

Tal Afar ha sido uno de los lugares habituales elegidos por los insurgentes suníes para cometer atentados.

La ciudad vivió uno de los días más sangrientos de la guerra de Irak, cuando el pasado 27 de marzo varios camiones bomba mataron a unas 152 personas.

Los otros dos ataques

Al menos doce personas murieron y otras treinta resultaron heridas en dos incidentes en la cuidad de Duluyia, 90 kilómetros al norte de Bagdad, y en la capital, informaron fuentes policiales iraquíes.

Las fuentes explicaron que en el primero de ellos en Duluyia, los soldados estadounidenses dispararon contra varias viviendas después de que su patrulla fuera atacada por insurgentes en la zona, y causaron la muerte de seis personas y heridas a otras veinte.

En el sur de Bagdad, otras seis personas fallecieron y diez resultaron heridas por el estallido de un artefacto explosivo.

El pasado miércoles, al menos 15 personas muerieron y otras 20 resultaron heridas después de la explosión de un coche bomba conducido por un suicida en el centro de Bagdad, informaron hoy fuentes policiales.

El suicida detonó el coche a las 10.30 hora local (06.30 GMT) en la plaza Al Hurriya (Libertad) en Karrada, un barrio predominantemente chií y un objetivo frecuente de la insurgencia suní, según las fuentes.