La consejera de Educación, Política Lingüística y Cultura, Cristina Uriarte, ha afirmado que en este curso no se va a realizar evaluación diagnóstica en sexto de primaria que establece la Lomce, que se "está trabajando" en diseñar un sistema de evaluación para Euskadi, "que dé respuesta al modelo educativo-pedagógico" vasco y que en el curso 2016-2017 se "terminará el diseño" de la evaluación de sexto de primaria.

En rueda de prensa en Bilbao, Uriarte ha señalado que el informe denominado "Hacia la excelencia educativa", presentado este jueves, va a permitir "seguir avanzando" en la implantación de un modelo educativo- pedagógico propio y ha defendido también la necesidad de un sistema de evaluación propio para Euskadi.

En ese sentido, ha asegurado que "sabiendo cuál es el marco normativo de obligado cumplimiento", el Gobierno vasco sigue "su camino" y que en este curso no se va a realizar evaluación diagnóstica en sexto de primaria que establece la Lomce.

Uriarte ha indicado que Gobierno vasco ha determinado cuál es el modelo educativo para Euskadi y "los perfiles de salida de cada etapa", y que, en función de este modelo, se adecuarán las evaluaciones y se creará un sistema de evaluación propio.

La consejera ha manifestado que el informe presentado y elaborado por el Instituto vasco de Evalución e Investigación Educativa (ISEI-IVEI) "pone en valor las evaluaciones". "Nos está diciendo que necesitamos evaluar nuestro sistema educativo para tener información que nos permita mejorar", ha agregado.

En ese sentido, ha dicho que el informe va a permitir "establecer el plan de mejora y seguir avanzando en la implantación de nuestro propio modelo educativo-pedagógico".

Ha recordado también que el pasado año se realizó un pilotaje interno en los propios centros respecto a la evaluación en tercero de primaria y que este año se podrá en manos de los propios centros los items que les permitirán realizar un seguimiento adecuado del alumnado.

"sin prisas"

Uriarte ha indicado que "en el caso de la evolución de sexto de primaria, "que es otra de las que está generando un poco de ruido", debe haber evaluación diagnóstica, pero una que se realice "sin prisas y de forma progresiva", y diseñando el sistema de evaluación propio del modelo de educación vasco. La consejera ha precisado a este respecto que en el curso 2016-2017 se "terminará el diseño" de la evaluación de sexto de primaria.

Por ello, no habrá este curso una evaluación diagnóstica en sexto de primaria, porque "se está trabajando ya en diseñar nuestro propio sistema de evaluación que dé respuesta a nuestro modelo educativo-pedagógico".

La responsable de Educación ha declarado también que en el curso 2016-17 se van a realizar las evaluaciones diagnósticas de cuarto de primaria y de segundo de la ESO, "que tiene que cerrar el itinerario que se está llevando para tener todo el compendio de información", pero que el Gobierno vasco tiene que ir avanzando a elaborar un sistema de evaluación acorde con el modelo educativo-pedagógico que se propone.

Ha insistido en que en este curso no va a haber evaluación de sexto de primaria "como tal" y que "hay que diseñar conjuntamente todo el sistema de evaluación". "Estamos implementando el modelo y tiene que tener un recorrido también para que se pueda empezar a tener información, ha dicho, para añadir que quieren "hacerlo bien, sin prisas y de una forma ordenada".

Ha recordado igualmente que desde el principio, el Departamento de Educación estaba trabajando en su "propio modelo educativo", tomándonos nuestros tiempos". En este sentido, ha afirmado que "sabiendo cuál es el marco normativo de obligado cumplimiento", se sigue "nuestro camino", tomando en cuenta que ese marco normativo está "un poco en el aire".

INFORME

Uriarte ha afirmado que es "necesario trabajar por la excelencia en educación" y que el informe presentado este miércoles destaca el alto nivel de autonomía de los centros, la estabilidad del sistema, el currículum con amplio acuerdo, la evaluación periódica del sistema para identificar áreas de mejora o la difusión de las buenas prácticas.

Según el estudio, las fortalezas a nivel de Euskadi pasan por la "alta equidad", el bajo porcentaje de repeticiones y de abandono educativo temprano, el sistema de evaluación externa o los planes de mejora.

En las debilidades, se incluye la falta de excelencia, la "insuficiente evaluación del profesorado", la falta de carrera profesional del profesorado o el rendimiento en "Competencia científica".

El informe indica igualmente que, según el informe McKinsey, el 31% de los centros educativos en Euskadi se sitúa en un nivel de "aceptable a bueno"; el 38%, de bueno a muy bueno; y el 14% de muy bueno a excelente.

El informe plantea como áreas de trabajo la evaluación externa y planes de mejora de los centros; la transparencia en la información; la capacitación del personal docente; la autonomía pedagógica de los centros o la innovación en las escuelas con el apoyo del sistema.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.