La portavoz de Medio Ambiente del PP en el Parlamento andaluz, Patricia Navarro, ha criticado este miércoles "la miopía" de la Junta de Andalucía respecto a su propuesta para reformar la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA), que sólo ofrece una salida "muy limitada" al problema de las viviendas irregulares en la región, por lo que ha anunciado que exigirá una solución "más amplia".

"No es la reforma que hubiera propuesto el PP, ya que nosotros lo que queremos es cambiar el modelo de gestión del territorio del Gobierno andaluz, que ha sido un fracaso continuado durante más de 30 años", ha apuntado la dirigente 'popular' durante la reunión en Málaga con alcaldes y portavoces 'populares' de municipios de menos de 50.000 habitantes.

Navarro ha lamentado que la propuesta al efecto del Gobierno andaluz "no resuelve el grueso del problema". En concreto, la reforma sólo afectará a un siete por ciento de las 300.000 viviendas irregulares que hay en Andalucía, ya que la modificación hace referencia a las edificaciones aisladas de uso residencial en parcelas urbanísticas en suelo no urbanizable y para las que hayan pasado seis años desde que se cometió la infracción.

En este sentido, ha señalado que "a pesar de que vamos a apoyar esta reforma, porque al menos en algo avanza, vamos a seguir exigiendo a la Junta de Andalucía y a su presidenta, Susana Díaz, que dé respuesta a los cientos de miles de familias que viven con miedo a la demolición", ha subrayado la portavoz parlamentaria de Medio Ambiente.

No obstante, el apoyo del PP a este cambio normativo irá acompañado de enmiendas con el objetivo de mejorar y ampliar los efectos de la misma, ha agregado.

REFORMA

Por otro lado, Navarro ha criticado que la citada reforma de la LOUA se haya planteado "para los alcaldes pero sin los alcaldes", teniendo en cuenta que además "se les carga con la responsabilidad de inventariar el tipo de edificaciones que precisa el cambio normativo, lo que supone una carga excesiva para los pequeños municipios".

Ha recordado al respecto que más de la mitad de los municipios andaluces aún no ha podido cumplir con el censo de viviendas que se le solicitó al efecto de la reforma que se planteó de la LOUA en 2012.

También ha explicado que en toda tramitación legislativa se abre un periodo de audiencias con los sectores implicados. "El PP pidió que se convocara a los ayuntamientos y diputaciones, pero el resto de grupos políticos se opuso y recurrieron a la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) que, en pleno proceso de renovación entonces, no envió a nadie", ha precisado; por lo que la reforma no contará "con la contribución imprescindible de los alcaldes".

Por último, ha anunciado que, ante el hecho de que la Junta quiere encargar a los ayuntamientos el inventario de viviendas, el PP va a presentar una medida para que dote a estas corporaciones municipales de recursos materiales y humanos para poder hacerlo.

Consulta aquí más noticias de Málaga.