EEUU se cuida de defender a sus aliados en Oriente Próximo, especialmente frente a Irán. Así, incrementará en un 25% su ayuda a Israel.

Una inyección de fondos en forma de ayuda militar valorada en 22.000 millones de euros y que ya ha recibido su correspondiente agradecimiento.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, elogió hoy al Ejecutivo Bush por "seguir comprometidos para asegurar la supremacía militar israelí".

De los anteriores 24.000 millones de dólares, EEUU pasará a contribuir con una inyección económica cifrada en 30.000 millones de dólares o, lo que es lo mismo, 22.000 millones de euros.

El incremento del 25% comenzará a funcionar en 2008 y queda comprometido durante los próximos diez años. Esta cantidad supera en un 43% la ayuda militar a Israel en la última década.

La ayuda que llegará desde Washington fue apalabrada durante el encuentro celebrado el mes pasado entre Olmert y el presidente estadounidense, George W. Bush.

Entendemos la voluntad de EEUU de apoyar a los estado moderados de la región que otorgan su apoyo en la lucha contra Irán

El anuncio actual se produjo apenas un día después de que desde EEUU se confirmase la venta de armas y un sistema de defensa por radar para los países del Golfo Pérsico, incluido Arabia Saudi, para tratar de evitar la excesiva influencia de Irán en la región. Olmert dijo "entender" esta venta de tecnología defensiva, según informaciones de 'Jerusalem Post' recogidas por OTR/Press.

"Agradecemos su apoyo"

EEUU contenta a Israel a través de un "acuerdo explícito y detallado" en el que el país de Oriente Próximo tendrá "una sustancial ventaja militar sobre los países árabes", tal y como declaró el primer ministro.

El sábado había saltado ya a la luz pública la intención de Washington de contribuir en Oriente Próximo, especialmente con Israel y Egipto. La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, tiene previsto viajar hoy a la zona.

"Agradecemos su apoyo y entendemos la voluntad de EEUU de apoyar a los estado moderados de la región que otorgan su apoyo en la lucha contra Irán", añadió Olmert tras la reunión semanal del Consejo de Ministros en Tel Aviv.

De esta forma, y gracias a la nueva ayuda y la planificación presupuestaria militar a largo plazo, los medios económicos del Ejercito israelí difícilmente se verán afectados por reveses económicos, al menos a diez años vista.