La Guardia Civil investiga si la muerte de un matrimonio húngaro, cuyos cadáveres se encontraron ayer Sant Joan (Ibiza), fue resultado de un juego sexual ante el hallazgo de material pornográfico y ritual y la falta de señales de resistencia de la mujer, a quien mató el marido y éste se suicidó después.

Los cadáveres se encontraron en una zona boscosa de Es Cuieram

Según fuentes del Instituto Armado, la Policía Judicial trabaja con esta hipótesis tras el hallazgo de material pornográfico que poseía la pareja, así como revistas sobre budismo y reencarnación, de carácter ritual.

Las mismas fuentes confirmaron que el hombre, Robert B., nacido en 1961, mató a la mujer, Kathan O., nacida en 1978, muerta por asfixia, y se habría suicidado 24 horas después, ahorcándose en un árbol cercano a donde se encontraba el cadáver de la mujer, en la zona boscosa de Es Cuieram.

Al parecer, la pareja se encontraba en Ibiza de vacaciones, alojada en un hotel de San Antonio.