La Fundación Banco de Alimentos de Jaén repartió el año pasado en la provincia 1.838.306 kilos de productos de los que se beneficiaron 22.300 personas a través de 120 entidades colaboradoras. La cifra supone un descenso del 20 por ciento con respecto a 2014, cuando se entregaron 2.317.895 kilos a 171 entidades que llegaron a 43.003 personas.

Así lo ha indicado a Europa Press el presidente de la fundación, Diego Valero, quien ha explicado que esa disminución no es fruto de una mejora reseñable del mercado laboral en la provincia y, por ende, de la situación de las familias, dado que se mantiene el elevado nivel de desempleo salvo en casos puntuales como la recogida de la aceituna.

Se debe, fundamentalmente, al "endurecimiento" en los criterios para poder ser entidad de reparto de la que es una de las principales fuentes de recursos: el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) que la UE subvenciona y que se distribuye en función del número de personas que hay en cada momento.

Ha aludido, así, a cuestiones que se exigen desde 2015 como un estudio de viabilidad de cada organización o contar con un almacén y vehículos apropiados para los que "no todos tienen capacidad, de modo que se dan de baja". A ello se suma, "en cuanto a los beneficiarios, los que a esas entidades han aportado una derivación de un informe social".

"A menos beneficiarios, menos alimentos", ha dicho para precisar que de ese fondo se recibió un 43,89 por ciento menos, pasando de más de 1,5 millones de kilos en 2014 a los 861.076 kilos del último ejercicio, un comportamiento a la baja que también se ha repetido en el resto de Andalucía precisamente por esos "trámites administrativos".

Para Valero, estas medidas, como el seguimiento que ellos mismos realizan, "son buenas porque se trata de que lleguen a los más necesitados de verdad" pero se articulan cuando "todavía está la crisis" y, aunque pueda haber algunos casos de "picaresca", muchas familias se quedan sin un apoyo valioso.

Por ello, desde el Banco de Alimentos de Jaén han tenido que redoblar esfuerzos para ayudar a quienes saben que, a pesar de que puedan tener alguna prestación que pueda sacarlos del listado de beneficiarios del FEGA o de las derivaciones de servicios sociales, están "malviviendo" y siguen necesitando ayuda para cubrir gastos básicos en vivienda, servicios como agua o luz y alimentación.

Eso explica que esta Fundación suela atender siempre a unas 8.000 o 10.000 personas más de las incluidas en este programa y cooperen con más de las en torno a 90 entidades benéficas que también participan en él. "Sabemos que hay gente parada y necesitada y, mediante entidades de confianza por las que conocemos su situación, no podemos negarle los alimentos", ha señalado.

Aumento de las donaciones

En concreto, ese "intenso trabajo" de la propia fundación con colectas y donaciones se ha traducido en un aumento del 52,74 por ciento al conseguir en 2015 892.545 kilos —más de 190.000 de ellos en la Gran Recogida de Alimentos del pasado noviembre—, mientras que en 2014 fueron 584.353 kilos.

Junto al FEGA y los recursos propios obtenidos gracias a colectas ciudadanas y donaciones de firmas alimentarias, la otra gran fuente de alimentos que tiene el Banco es el Fondo Andaluz de Garantía Agraria (FAGA). Este mecanismo regional, que distribuye sobre todo frutas y hortalizas, "se ha mantenido en las mismas cifras", con 217.406 kilos el año pasado y 217.918 kilos en 2014.

Así, las cosas, las entradas en 2015 al Banco de Alimentos de Jaén sumaron los 1.971.027 frente a los 2.336.851 de ejercicio anterior. De ellos, se repartieron 1.838.306 kilos, de manera que a 31 de diciembre poseía unas existencias de 132.721 kilos. Junto a los alimentos que van entrando, se distribuirán a lo largo de este mes a la espera de que en febrero llegue la primera fase del FEGA de este año.

Tiempo para superar la crisis

De cara a 2016, Valero ha señalado que mantendrán su labor para "seguir llegando a más gente" de la que muchas veces ve cubierta sus necesidades con las administraciones y ello considerando que a Jaén "aún le falta tiempo para salir de la crisis, a pesar de que se esté viendo cierto movimiento".

Para todo ello, el Banco de Alimentos de Jaén cuenta con unos 20 ó 25 voluntarios que de forma permanente cooperan en la clasificación, recogida y reparto de productos, a los que unen "muchos más cuando llegan colectas". Posee, además, dos almacenes en la capital, en la carretera de Granada y en el Polígono de Los Olivares, y prevé abrir próximamente otro en Linares.

Consulta aquí más noticias de Jaén.