¿Quién debe inspeccionar la conservación y rehabilitación de los edificios de viviendas?

  • Un reciente decreto de la Generalitat de Catalunya limitaba esta actividad a los arquitectos y arquitectos técnicos.
  • La CNMC interpuso un recurso y la Audiencia Nacional lo ha admitido a trámite.
  • Los ingenieros técnicos industriales reivindican su capacidad para esta labor.
Andamios en una de las fachadas de un edificio en rehabilitación.
Andamios en una de las fachadas de un edificio en rehabilitación.
ARCHIVO

La Generalitat de Catalunya aprobó el pasado año el decreto 67/2015 para fomentar el deber de conservación, mantenimiento y rehabilitación de los edificios de viviendas. El texto señalaba que, para acreditar el estado del edificio, es preciso un informe firmado por un "técnico competente", y reservaba esta actividad a los arquitectos y arquitectos técnicos.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) interpuso un recurso contra este decreto y ahora la Audiencia Nacional lo ha admitido a trámite. El desencuentro nace de ese límite de la actividad de inspección a arquitectos y arquitectos técnicos que incluye la administración catalana. La CNMC considera que ello limita la competencia y el bienestar, y que se debería permitir que muchos otros profesionales capacitados para realizar la Inspección Técnica de Edificios (ITE) pudiesen entrar y competir en la prestación de estos servicios.

El presidente del Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial de España (COGITI), José Antonio Galdón Ruiz, se ha mostrado "altamente satisfecho" por la postura de la CNMC que autoriza la redacción de informes de evaluación de edificios por parte de los Ingenieros Técnicos Industriales, "frente a las tesis de las diferentes Administraciones públicas y el propio Ministerio de Fomento".

Galdón asegura que el informe de la CNMC viene a expresar lo que han defendido desde el Consejo General desde el principio, y espera "que se ponga fin a la injusticia que se ha cometido con miles de profesionales". "Tenemos que ir dejando a un lado los cotos cerrados para determinados profesionales que no estén basados en conocimientos, y apostar por una competencia sana que fomente la competitividad y genere garantías y seguridad a la sociedad", sostiene.

Asimismo, el presidente del COGITI aboga por que los colegios profesionales confluyan en modelos de habilitación profesional que permitan a las personas "mantener un desarrollo profesional continuo acompañado de una versatilidad y evolución de las atribuciones profesionales".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento