El ministro de Defensa brasileño dimite por la crisis aérea

  • La crisis se ha agudizado tras los dos accidentes que le costaron la vida a 354 personas en diez meses.
  • Waldir Pires ha sido sustituido por un ex presidente del Tribunal Supremo, Nelson Jobim.
  • Lula le exige una "respuesta contundente" a la crisis aérea.
Waldir Pires (izq.), que ha sido sustituido por el ex magistrado Nelson Jobim (dcha.).  (EFE).
Waldir Pires (izq.), que ha sido sustituido por el ex magistrado Nelson Jobim (dcha.).  (EFE).
EFE

La grave crisis aérea que sufre Brasil, agudizada con dos accidentes que le costaron la vida a 354 personas en diez meses, causó este miércoles la renuncia del ministro de Defensa, Waldir Pires, que fue sustituido por un ex presidente del Tribunal Supremo.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo que decidió aceptar la petición de renuncia presentada por Pires y designó como nuevo titular de Defensa al ex magistrado Nelson Jobim.

El nuevo ministro asumió ayer mismo el cargo y Lula le exigió una "respuesta contundente" a la crisis aérea, pues admitió que el país "vive momentos de tensión".

Lula reconoció, sin embargo, que eso no será posible a medio plazo y garantizó que el Gobierno tomará todas las medidas que sean posibles para atenuar los problemas.

La dimisión de Pires se produjo ocho días después de que un avión de la aerolínea brasileña TAM se estrellara contra un edificio de la misma empresa tras sufrir problemas al aterrizar en el aeropuerto de Congonhas, en el centro de Sao Paulo.

En el accidente murieron los 187 ocupantes del avión y otras 13 personas que estaban en tierra.

El otro accidente

En septiembre del año pasado, en vísperas de la reelección de Lula para un segundo mandato, murieron 154 personas que viajaban en un Boeing de la aerolínea GOL que se estrelló en la Amazonía tras rozarse en pleno vuelo con un pequeño aparato ejecutivo.

Desde el accidente del avión de GOL, el caos, los atrasos y las cancelaciones de vuelos son frecuentes en los aeropuertos brasileños, y las relaciones entre el Gobierno y los controladores de vuelo, que dependen directamente del Ministerio de Defensa, se tensaron hasta el límite de provocar varias huelgas.

Los controladores llegaron a paralizar todos los aeropuertos del país en marzo pasado, en petición de mejoras salariales, una rápida modernización de equipos y la desmilitarización del sector, asuntos que el Gobierno se comprometió inicialmente a estudiar aunque luego decidió dejarlo en manos de las autoridades militares.

Un viejo amigo de Lula

Pires, de 81 años, viejo amigo de Lula y con una vida política marcada por la defensa de los derechos humanos, resistió a enormes presiones desde que empezó la crisis y tanto la prensa como la oposición pidieron su renuncia a gritos durante diez meses.

En la última semana, las presiones fueron peores y la situación de Pires en el Gobierno se volvió "insostenible".

Las mayores críticas fueron por su falta de reacción ante la tragedia en Congonhas. El ministro no fue visto públicamente ni se pronunció sobre el accidente, al parecer porque había quedado "totalmente abatido".

Un hombre más influyente

Nelson Jobim, quien le sustituye, es un ex magistrado de 61 años y miembro del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el de mayor influencia en la política nacional y también en la actual coalición de gobierno.

Jobim fue ministro de Justicia entre 1995 y 1997, en el primer gobierno de Fernando Henrique Cardoso, cargo que dejó para incorporarse al Supremo Tribunal Federal, que presidió entre 2004 y 2006, cuando se jubiló del Poder Judicial.

Según dijo Lula, el nuevo ministro de Defensa tendrá como prioridad la reestructuración del sector aéreo, una tarea que deberá asumir en medio de una crisis que todavía hoy mantenía paralizados en aeropuertos de todo el país a miles de pasajeros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento