La Confederación de Anpas Galegas y la valedora do Pobo, Milagros Otero, han defendido este viernes la necesidad de abrir una mesa de diálogo con el objetivo de ofrecer una "correcta" atención educativa hospitalaria y domiciliaria para niños enfermos.

Así lo ha relatado, en declaraciones a Europa Press, el vicepresidente y portavoz de la Confederación de Anpas Galegas, Fernando Lacaci, quien considera que la reunión mantenida este viernes con la valedora do Pobo supone un "paso más" en las reclamaciones de Anpas Galegas.

En este sentido, considera que esta reunión, más que un avance lineal, implica un "paso colateral más" que puede "abrir otras vías" para mejorar la atención educativa hospitalaria y domiciliaria de niños enfermos.

A este respecto, Lacaci ha destacado el papel que juega la institución del Valedor do Pobo en este asunto debido a su "experiencia" en temas educativos.

Durante la reunión, que duró más de una hora, los representantes de la Confederación de Anpas Galegas trasladaron a Milagros Otero aquello que, en su opinión, está siendo "incorrectamente tratado" por parte de la Consellería de Educación, que dirige Román Rodríguez.

Actores implicados

Sobre este asunto, Lacaci ha hecho hincapié en la necesidad de que el Departamento de Educación comience a hablar con los actores implicados en la atención educativa hospitalaria y domiciliaria, como padres, profesores, médicos, partidos e incluso jóvenes que estuvieron enfermos y que ahora están bien. Y es que considera que, en la actualidad, la Consellería sólo ha mostrado una "declaración de intenciones".

En este sentido, ha denunciado que las administraciones educativas sólo cubran "unas cuantas necesidades básicas", así como que éstas "dependan" de la "capacidad" de las familias para reclamarlas. "Debería ser de forma automática", ha subrayado al respecto.

Así las cosas, el portavoz de la Confederación de Anpas Galegas ha reivindicado "un marco en el que inscribirse", que "se adapte niño a niño" y que especifique cuántas horas le corresponde a cada alumno en función de sus circunstancias personales y necesidades médicas.

Sin embargo, Lacaci ha precisado que, mientras éste no se desarrolle, la Confederación de Anpas Galegas demandará una "regulación clara" para que los niños enfermos cuenten con 12,5 horas semanales de clase, que supone un 50 por ciento del total.

Modular las horas en función del niño

Con todo, ha matizado que si se les demuestra "técnicamente" que lo "óptimo" para los niños enfermos son más o menos horas, entonces estarán "de acuerdo". Y es que se trata de modular las horas, ha defendido Lacaci, en función del niño.

Lo que sí ha denunciado el portavoz de la Confederación Galega de Anpas es que no haya "lugar de partida", ya que argumenta que la atención que se le ofrece a los niños enfermos depende de las "disponibilidades" de la Consellería de Educación, hecho que considera una "perversión".

Así las cosas, ha apostado por "ponerse a trabajar", "abrir una mesa de diálogo" y "llegar a una normativa que no existe".

"constante rechazo" del conselleiro

De igual modo, ha denunciado que el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, no se haya reunido con la madre del niño de Malpica (A Coruña) enfermo de leucemia, Nieves Villar. De hecho, ha criticado el "constante rechazo" del conselleiro tanto a esta madre como a la Confederación de Anpas Galegas.

A este respecto, ha subrayado que el conselleiro debería tener la "educación" de reunirse con "cualquier persona" que le haya pedido una reunión con "tanta insistencia" y "tanto tiempo", como es el caso, ha defendido, de Nieves Villar.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.