El presentador Frank Cuesta ha sido agredido este jueves cuando, tras recibir un chivatazo, se ha dirigido a una casa situada a una hora de Bangkok en la que supuestamente se traficaba con animales. El activista ha sido golpeado en la cabeza con un palo y ha necesitado siete puntos de sutura. "Me han reventado la cara", afirma en un vídeo que ha difundido por Youtube y en el que se le ve con el lado derecho ensangrentado.

"No ha habido necrológica de milagro", ha señalado Cuesta después en declaraciones a este diario y ha explicado que sus agresores se dedican a mandar animales a Europa. El presentador afirma que él y sus acompañantes han intentado hablar con los cuatro hombres que había en la casa pero estos se han puesto agresivos y le han golpeado.

Su compañero, otro español entrenador de muay thai, ha intervenido y ha conseguido evitar que los daños fueran mayores. Ante esta situación, el leonés ha llamado a la Policía y los atacantes han sido detenidos.

Pese a este suceso, Cuesta ha logrado rescatar a cuatro nutrias enanas. Por cada pareja de estos animales afirma que se pueden llegar a pagar en Europa hasta 5.000 euros.

Tras cerrar definitivamente la Asociación de Guardianes de Animales de Tailandia, a la que pertenecía y con la que luchaba contra las mafias del tráfico de animales en ese país, Cuesta creó hace diez días Similac-Cuesta-Sans Los animales no tienen abogados, una organización con la que persigue los mismos objetivos. Con ella pretende además poner en marcha un "programa de educación para los más jóvenes y la rehabilitación de cazadores furtivos y traficantes hacia la conservación de la naturaleza".