Una victoria con sabor a derrota en una jornada electoral histórica. Con casi el 100% del voto escrutado, ese es el resultado de las elecciones generales de este 20 de diciembre, las undécimas de la democracia, en las que el Partido Popular ha cumplido con los pronósticos y se ha erigido en la lista más votada con el 28,72% de los sufragios y 123 escaños, muy lejos de los 176 necesarios para la mayoría absoluta y de los 186 logrados en los comicios de 2011, cuando obtuvo un aplastante triunfo. Por el camino se ha dejado 3.700.000 votos y se ha convertido en el ganador con menos escaños de la democracia, por lo que necesitará apoyos para ser investido presidente y para poder gobernar, algo que no se prevé nada fácil.

En segundo lugar se sitúa el PSOE, que con un 22,02% de los votos y 90 escaños ha roto su suelo electoral, situado en los 110 diputados que obtuvo en 2011 y que fueron entonces el peor resultado de su historia. El de este domingo supone la pérdida de 1.500.000 votos y 20 escaños menos, unas cifras dolorosas para los socialistas, que ven como Podemos, un partido con menos de dos años de existencia y que se ha dirigido especialmente a sus votantes, le ha comido buena parte del terreno hasta lograr el 20,65% de los sufragios y 69 asientos de los 350 que conforman el Congreso de los Diputados.

Por primera vez desde 1977 hay tres fuerzas políticas de ámbito nacional que superan el 15% de los votos y una que se acerca Por su parte, Ciudadanos, que llegó a figurar como segundo en la carrera electoral en las encuestas tras obtener 25 escaños en las catalanas del pasado 27 de septiembre, se descuelga hasta el cuarto lugar con el 13,93 de las papeletas y 40 escaños, un resultado por debajo de lo previsto y con el que ni siquiera un hipotético apoyo suyo al PP daría a Rajoy una mayoría suficiente.

ERC triplica su resultado de 2011 y logra 9 diputados, uno más que Democracia i Llibertat (nombre con el que concurre CDC). Un mal dato para los convergentes, si se tiene en cuenta que la extinta CiU obtuvo 16 en 2011. PNV gana uno y se queda con 6, Unidad Popular-IU consigue dos (IU obtuvo 11 en la pasada legislatura), Bildu obtiene dos diputados (pierde cinco) y Coalición Canaria  se queda con solo un diputado. UPyD no consigue ningún asiento y se queda fuera del Parlamento. También se queda sin escaño Josep Antoni Duran Lleida, cabeza de lista Unió, que no consigue ningún diputado, al igual que BNG.

Son unos resultados históricos, en los que el tradicional bipartidismo, otrora imbatible, ha sufrido un serio revés, lastrado por la crisis económica y los escándalos de corrupción y acosado por las ansias de cambio y regeneración. Por primera vez desde las primeras elecciones democráticas de 1977 hay tres fuerzas políticas de ámbito nacional que superan el 15% de los votos y una que se queda muy cerca. A la tradicional dialéctica izquierda-derecha se suma la de lo viejo frente a lo nuevo, y los partidos que representan el cambio y la renovación se estrenan a lo grande en el Congreso: juntos han conseguido 109 de los 350 diputados que conforman la Cámara baja. Hasta ahora, PP y PSOE, los grandes gigantes del bipartidismo español, nunca habían bajado de los 300.

Negociaciones largas y difíciles

La foto resultante de estas elecciones es por tanto un Parlamento inédito, sumamente fragmentado y de mayorías inciertas, que supone un cambio importante en la cultura política de España y que requerirá de grandes dosis de diálogo y capacidad de pactos no solo para lograr que eche a andar la legislatura, sino para mantenerla. Sobre todo si se tiene en cuenta las profundas reformas legales que proponen la mayoría de los partidos, como la de la ley electoral, o las reformas constitucionales que piden PSOE, Podemos y Ciudadanos. Para rematar la faena, los populares han logrado mayoría absoluta en el Senado, con 123 escaños de los 208 en juego, seguido del PSOE, con 48 y Podemos, con 16, una vez escrutado el 60,60 % de los votos.

Las negociaciones se prevén largas y difíciles. De momento, según lo poco que han avanzado en campaña los partidos, solo se sabe que ni PSOE ni Podemos votarán a favor de Rajoy y que Ciudadanos se ha comprometido a abstenerse para facilitar que gobierne la lista más votada, aunque ha advertido de que votará en contra de cualquier gobierno que pacte con nacionalistas o del que forme parte la formación de Iglesias. Esta, por su parte, solo contempla pactar con los socialistas si es para que Iglesias sea el presidente.

PSOE y Podemos suman cuatro escaños menos que PP y Ciudadanos, y casi los empatarían si a ellos se sumaran los dos diputados de Unidad Popular-IU. Sin embargo, un acuerdo entre estas tres formaciones se presenta más que difícil, especialmente por el referéndum que Podemos y UP-IU proponen para Cataluña, una opción que el PSOE rechaza rotundamente. Queda así reservado un papel importante para los partidos minoritarios, aunque los números son difíciles de cuadrar.

El 13 de enero se celebrará la sesión constitutiva, a partir de la que hay dos meses para elegir al jefe del Ejecutivo. El candidato propuesto por el rey se someterá a dos votaciones: en la primera necesitará mayoría absoluta y en la segunda le valdrá con mayoría simple. Es, sin duda, una nueva era política, pero llena de incógnitas y dificultades y con la sombra de la ingobernabilidad acechando.