El portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento de Andalucía, Mario Jiménez, ha animado a los almerienses a que el próximo domingo voten "con el corazón y la cabeza" y "apoyen al PSOE", que es "la única alternativa" que puede "asegurar el cambio" que quiere la mayoría.

Jiménez ha señalado que el PP "no merece la confianza que ha tenido históricamente" en Almería, después de cuatro años en los que "el Gobierno de Rajoy y de Amat" ha convertido a la provincia en "una finca abandonada a su suerte".

"Aquí no se ha invertido un céntimo, aquí no se ha atendido a los colectivos, ha sido una discriminación un día detrás de otro", ha dicho en rueda de prensa Jiménez, para quien "Almería tiene más razones que nadie para ayudar a ese cambio".

El portavoz socialista ha lamentado que la provincia almeriense se haya convertido en "el paradigma de lo peor del PP: incapacidad para defender un territorio, para dotarlo de los servicios públicos adecuados, y marginación absoluta hacia esta tierra". "Para el PP Almería es una tierra de segunda división", ha insistido, antes de asegurar que el PSOE es "el único partido que de verdad tiene capacidad de acabar con esta pesadilla que ha significado el PP para España y para Almería".

Déficit hídrico

Por su parte, la cabeza de lista del PSOE de Almería al Congreso, Sonia Ferrer, ha abundado en la idea del "maltrato" que el Gobierno ha dado a Almería y se ha referido concretamente a la "inacción" del Ejecutivo para "paliar el déficit hídrico de la provincia".

En este punto, Ferrer ha calificado de "desvergonzadas" las declaraciones realizadas por los dirigentes del PP de Almería en las últimas horas, en las que "han desempolvado el Plan Hidrológico Nacional, pasando por alto que el PP ha gobernado en España en estos últimos cuatro años".

"Moreno Bonilla y Rafael Hernando tratan de tapar su clamoroso fracaso echando balones fuera", ha dicho, dado que "lo único que nos va a dejar en Almería el PP en materia de agua, en estos cuatro años, es, como decía el anuncio, ni gota ni gota".

Ferrer ha señalado como "uno de los ejemplos más claros" el de la desaladora de Balerma, "una obra que se ha culminado tarde y mal y que ahora no puede ponerse a funcionar a pleno rendimiento porque el suministro eléctrico es insuficiente, debido a una falta de previsión del PP".

Esta situación, según ha explicado, "está impidiendo que los regantes del Poniente puedan utilizar el agua que necesitan y, entretanto, se sigue sobreexplotando el acuífero del Poniente". La candidata del PSOE también ha recordado que el Gobierno ha sido "incapaz de poner en marcha las obras del túnel de la Balsa del Sapo" y que tampoco ha abordado la ampliación de las depuradoras de Roquetas de Mar, El Ejido y Adra, "declaradas de interés general y que, por lo tanto, tenían que haberse hecho", o el encauzamiento de los ríos Adra y Antas.

Ferrer ha asegurado que "lo peor" ha sido "el agravio cometido con los regantes de Almería, a los que se les niega la bonificación del agua desalada, tal y como el Gobierno de Rajoy ha hecho en Murcia y Alicante". "Sumen a esto el tarifazo eléctrico y el desentendimiento para que nuestros agricultores obtengan unos precios justos, y estarán conmigo en que Rajoy y los suyos dejarán este próximo domingo el Gobierno habiendo provocado la tormenta perfecta en contra de los intereses de la agricultura almeriense", ha añadido.

Consulta aquí más noticias de Almería.