Este año no habrá "nada de Navidades blancas", ha avanzado hoy el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología, Evelio Álvarez. La niebla, por su parte, pasará el invierno en el Valle riojano. En cuanto a las lluvias, su asusencia podría disparar la alarma.

El invierno empezará el martes 22 de diciembre, a las 5:48 horas, y, en sus inicios, dejará pocas variaciones en La Rioja, alargando una ausencia de precipitaciones, y niebla en el valle, consecuencia del fenómeno El Niño.

La niebla ha sido la causante de que en las zonas del valle los riojanos no hayan podido disfrutar de un otoño que en la sierra ha sido soleado y cuya temperatura global en toda la comunidad ha sido de un grado y medio más alta que lo normal.

En cuanto a las precipitaciones, la situación en que se encuentra, ahora mismo, La Rioja es de superavit. Pero es algo "engañoso", ha advertido Álvarez, porque la comunidad aún vive de las lluvias de los meses de febrero y marzo, con las nieves tardías del pasado año.

El otoño, en realidad, ha sido seco y se espera que el invierno también lo sea, lo cual podría disparar las alarmas, ya que este mismo mes de diciembre está siendo "extremadamente seco".

No obstante, el responsable de la AEMET ha señalado que es una situación que puede cambiar "de una semana a otro" y el invierno sí podría acabar con lluvias e, incluso, nieves.

La Navidad no será blanca, aunque Álvarez sí ha apuntado a que los días 26 y 27 habrá un frente altlático que, sin embargo, será suave y, por tanto, solo dejaría, en todo caso, alguna lluvia leve.

Existe un 55 por ciento de posibilidades de que las temperaturas sean este invierno más altas de normal en enero, febrero y marzo. Pero esto será algo que se notará en la Sierra, en el Valle no, a causa de la niebla.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.