Las bibliotecas en Castilla y León han aumentado un 3,1 por ciento desde 2012, hasta llegar en 2014 a las 532 (16 más que hace dos años), y el número de usuarios se ha incrementado un 1,24 por ciento, al pasar de los 1.322.352 a los 1.338.816 (16.464 más), respectivamente, según la 'Estadística de Bibliotecas. Año 2014', publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE)..

En el conjunto del país, el número de usuarios inscritos en las bibliotecas ha aumentado un un 7 por ciento entre 2012 y 2014 hasta alcanzar los 21,81 millones de personas (17,53 millones de usuarios adultos y 4,28 millones de infantiles) a pesar de que, en este periodo, el número de bibliotecas ha descendido un 1,7, al situarse el año pasado en las 6.717.

Esta cifra supone que casi la mitad de la población (el 47 por ciento) es usuaria de servicios bibliotecarios (frente al 43,6 de 2012 y el 39,2 de 2010). El INE considera biblioteca a la unidad administrativa con capacidad propia y gestión técnica y administrativa independiente.

Por comunidades autónomas, las mayores proporciones de usuarios por habitante se dieron en Cataluña (75,2 por ciento de la población), Comunidad de Madrid (55,5) y Castilla y León (53,2 por ciento).

En cuanto a las visitas en sala, en 2014 bajaron aunque aumentaron las realizadas a las páginas web de las bibliotecas. Así, el número de visitas en sala declaradas alcanzó los 206,95 millones en 2014, un 4,4 por ciento menos que en 2012, lo que supone que cada habitante acudió a una biblioteca una media de 4,5 veces (frente a 4,6 veces de 2012). Las mayores tasas por habitante se dieron en Comunidad Foral de Navarra (6,8 visitas), Cantabria (6,4) y Comunidad de Madrid (5,9).

Por su parte, el número de visitas a las páginas web de las bibliotecas fue de 176,89 millones en 2014, un 6,7 por ciento más que en 2012, lo que supone que cada habitante visitó la web de alguna biblioteca una media de 3,8 veces (frente a las 3,5 de 2012). Por comunidades, las mayores tasas por habitante se dieron en Galicia (7,2 visitas), Castilla y León (6,9) y Comunidad de Madrid (5,9).

Tipo de bibliotecas

En 2014, España contaba con una biblioteca nacional, 4.070 bibliotecas de acceso público, 2.125 especializadas, 297 de instituciones de enseñanza superior, 216 para grupos específicos de usuarios y ocho bibliotecas centrales de comunidades autónomas.

Las comunidades autónomas donde se observan los mayores descensos en el número de bibliotecas respecto a 2012 son Illes Ballears, Andalucía y Comunitat Valenciana con 26, 24 y 23 bibliotecas menos, respectivamente. Por el contrario, los mayores aumentos se dan en Cantabria (22 más), Castilla y León (16), y País Vasco (cinco más).

En cuanto a la titularidad, el 82,2 por ciento de las bibliotecas eran de titularidad pública, siendo la Administración Local la que mayor número de ellas soportó (4.146, de las que 3.921 eran de acceso público). Por su parte, el 12,3 por ciento eran de titularidad privada, el 2,6 por ciento universitaria y el 2,9 por ciento restante de otra titularidad.

El número de bibliotecas públicas disminuyó un 1,9 por ciento entre 2012 y 2014. Por titularidad, las dependientes de la Administración Local bajaron un 2,4 y las de la Administración General del Estado un 1,4 por ciento. Por el contrario, las de la Administración Autonómica aumentaron un 1,0 por ciento.

En cuanto a la financiación, el 86 por ciento de las bibliotecas eran financiadas por la Administración y el 14 de forma privada. La financiación pública recayó, principalmente, en los Ayuntamientos y Entidades Locales (52,5 por ciento del total), la Administración Autonómica (17,6) y la Administración General del Estado (9,5 por ciento).

En cuanto al número de puntos de servicio o locales que dependen de bibliotecas, era de 8.730 en 2014, lo que supuso un descenso del 1,9 por ciento respecto a los 8.900 del año 2012. Las bibliotecas con mayor número de puntos de servicio fueron las públicas (58,3 por ciento del total), las especializadas (28,7) y las instituciones de enseñanza superior (9,7) Por su parte, las comunidades con más puntos de servicio eran Andalucía (1.292), Comunidad de Madrid (938 puntos) y Cataluña (932 puntos).

El número medio de habitantes por punto de servicio era de 5.321, frente a los 5.254 del año 2012. Las comunidades con menores ratios eran Extremadura (2.124 habitantes por punto), Castilla-La Mancha (2.888) y Aragón (3.406).

Bajan un 8,4%

Los préstamos domiciliarios

Los usuarios de bibliotecas tomaron en préstamo domiciliario 74,46 millones de documentos en 2014, un 8,4 por ciento menos que en 2012. De media, se prestaron 1,6 documentos por habitante, frente a los 1,8 de 2012. Por comunidades, las mayores tasas por habitante se dieron en Castilla y León (2,5 documentos por habitante), Cataluña (2,4), y La Rioja, Comunidad de Madrid y Región de Murcia (2,3 en cada una).

Por tipo de documento, el libro continuó siendo el más solicitado (67,9 por ciento del total de préstamos), seguido de documentos audiovisuales (16,5) y los electrónicos (6,0).

El INE detalla que la demanda de libros disminuyó un 5,8 por ciento, frente a las subidas de años anteriores (del 2,2 por ciento en 2012 y del 12,3 por ciento en 2010). Por su parte, los préstamos de documentos audiovisuales y sonoros continuaron descendiendo, con bajadas del 18,7 por ciento y 26,9 por ciento, respectivamente. Por el contrario, el préstamo domiciliario de documentos electrónicos aumentó un 1,7 por ciento.

En cuanto a la cantidad de fondos existentes en las bibliotecas españolas fue de 277,53 millones de documentos, un 4,2 por ciento más que en 2012. Dichos fondos aumentaron en todas las comunidades, sobre todo en Andalucía (13,0 por ciento), Cantabria (10,0) y País Vasco (9,4).

Al igual que en 2012, los libros representaron el 62,7 por ciento del total, y los documentos sonoros y audiovisuales el 6,2. Por su parte, los documentos electrónicos pasaron del 10 por ciento en 2012 al 10,5 en 2014.

El 23,4 por ciento de las bibliotecas poseían colecciones de fondos de entre 5.001 a 10.000 documentos y el 22,7 por ciento de entre 10.001 a 20.000 documentos.

En cuanto a los fondos de libros electrónicos, alcanzaron los 12,84 millones en 2014, con un incremento del 38,6 por ciento respecto a 2012. Los libros electrónicos supusieron el 4,6 por ciento del total de fondos (frente al 3,5 de 2012), superando así a los documentos audiovisuales (3,6) y sonoros (2,6).

Durante 2014, se prestaron 776.232 ejemplares electrónicos, un 36,4 por ciento más que en 2012. El número de lectores de libros electrónicos presentes en las bibliotecas aumentó un 18,4 por ciento, hasta los 5.811 equipos. El porcentaje de bibliotecas con lectores de libros electrónicos mantuvo su tendencia al alza, pasando del 2,1 en 2010 al 6,5 en 2012 y al 8,4 en 2014.

Internet en las bibliotecas

Por otro lado, el 90,4 por ciento de las bibliotecas disponía de acceso a Internet en 2014, un 0,7 más que en 2012. De ellas, casi la totalidad (el 99 por ciento) lo ofreció como servicio gratuito. Por tipo, el 96,7 por ciento de las bibliotecas de acceso público tenían Internet en sala. El 69,2 por ciento de las bibliotecas ofrecieron servicio Wifi a sus usuarios. En las bibliotecas de acceso público, el 83,8.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.