Fernando de Armas, portavoz de la citada plataforma, ha manifestado a Europa Press que el colectivo ya temía este desenlace, lamentando el nuevo "retraso" que sufre la operación de regeneración urbana de Los Pajaritos. "La única ventaja es que como va a haber un nuevo concurso, se podrá incluir las cláusulas sociales que estaban prometidas pero que no se hicieron en este contrato", se ha encogido de hombros exponiendo que al menos hay una posibilidad de "subsanar ese gran error", pues en Los Pajaritos residen muchos trabajadores del sector de la construcción susceptibles de ser contratados en el mencionado proyecto.

"Es fundamental que haya trabajo para la gente del barrio", ha enfatizado antes de reclamar que se "aceleren lo más posible" los trámites correspondientes a la nueva licitación, toda vez que la plataforma ha solicitado una entrevista con el alcalde, Juan Espadas (PSOE), al objeto de tratar el asunto.

Hablamos de la operación de regeneración urbana promovida por el Ayuntamiento de Sevilla, para derribar las 524 viviendas sociales municipales del barrio de Los Pajaritos y sustituir tales inmuebles por bloques de viviendas de nueva construcción.

El pasado mes de agosto de 2014, recordémoslo, comenzaron los primeros trabajos de derribo de los antiguos bloques, después de que el Ayuntamiento hispalense aprobase y adjudicase la demolición de las manzanas números 8 y 9 de Los Pajaritos, que sumaban un total de 96 viviendas con portales a las calles Gavilán, Tordo y Estornino. Los derribos estaban precedidos por una operación previa para realojar a las familias que habitaban las viviendas demolidas entonces y que serán sustituidas por 62 nuevas viviendas en las calles Estornino y Gavilán.

Realojos provisionales

Concretamente, 66 de las familias que residían en estas viviendas sociales ya demolidas fueron realojadas de modo transitorio en el "edificio puente" construido por la Empresa Municipal de Vivienda, Suelo y Equipamiento de Sevilla (Emvisesa) en la avenida de Andalucía, junto a la avenida de Parque Amate; mientras nueve están reubicadas en Torreblanca, dos en el barrio de Aeropuerto Viejo y el resto en la promoción de viviendas públicas de Nuevo Amate, fruto de la demolición y reconstrucción de los antiguos bloques de viviendas de Regiones Devastadas.

Lo cierto es que después de derribar los dos primeros bloques de vivienda, la Gerencia de Urbanismo aprobó emprender la contratación de las obras de construcción de los dos bloques de viviendas municipales destinados a sustituir a los edificios ya derribados. El presupuesto base de licitación de las obras fue de 5.251.347 euros, IVA incluido, tras lo cual el 1 de junio de este año el citado contrato fue adjudicado a Vías y Construcciones S.A., por 3.261.611 euros. A tal efecto, la Gerencia de Urbanismo y la empresa adjudicataria firmaron el contrato en cuestión el 15 de julio, al objeto de que los trabajos arrancasen como muy tarde el 14 de septiembre.

Pero lo cierto es que a día de hoy, según ha informado el concejal de Hábitat Urbano del Ayuntamiento hispalense, Antonio Muñoz (PSOE), Vías y Construcciones "no ha iniciado los trabajos" de edificación de estos dos nuevos bloques, que sumarían un total de 62 viviendas, e incluso habría planteado una reformulación al alza de los costes del contrato alegando aspectos técnicos. Frente a esta situación, y transcurridos cinco meses desde la firma del contrato sin que hayan comenzado las obras, Muñoz expone que "no queda más remedio" que iniciar los trámites destinados a rescindir esta contratación.

"se ha agotado la paciencia"

Así, el gerente de Urbanismo ha firmado ya la resolución de inicio del expediente administrativo destinado a rescindir el contrato, mediando un plazo de alegaciones para la empresa adjudicataria. El Ayuntamiento, finalmente, habrá de responder tales alegaciones y elevar el expediente al Consejo Consultivo de Andalucía (CAA), al objeto de que dicha instancia avale o no la rescisión del contrato. "Se ha agotado la paciencia", ha dicho Muñoz, según el cual la empresa adjudicataria ha justificado esta situación con "débiles argumentos" como "un presunto defecto de cálculo en las cantidades de cemento de las cimentaciones".

Muñoz, además, avisa de que el contrato, adjudicado durante el anterior mandato del PP, implicaba una baja "del 38 por ciento" respecto al precio de licitación del proyecto, anunciando que en la próxima licitación de este contrato, la Gerencia de Urbanismo prevé incorporar mecanismos contra las "bajas temerarias" y para la contratación de personas del barrio de Los Pajaritos en las actuaciones en cuestión.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.