El agresor de Rajoy
El joven acusado de agredir al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante un paseo electoral, tras ser detenido esta tarde en Pontevedra. EFE/Lavandeira jr

El menor de edad que este miércoles agredió al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, golpeándole en pleno rostro aprovechando un acto de campaña del político no irá a la cárcel, pues al tener sólo 17 años no es "responsable criminalmente", según dice el artículo 19 del Código Penal, que sin embargo, sí contempla que "cuando un menor de dicha edad cometa un hecho delictivo podrá ser responsable con arreglo a lo dispuesto en la Ley que regule la responsabilidad penal del menor".

La ley contempla desde el internamiento en un centro de menores hasta la libertad vigiladaDe momento, este jueves por la mañana ha pasado a disposición del fiscal de menores, tras pasar la noche en dependencias policiales. El fiscal abrirá diligencias preliminares que incluyen la toma de declaración y el análisis de las pruebas y valoración jurídica de los hechos, así como de otras cuestiones como las circunstancias familiares y de la personalidad del chico, detallan las fuentes.

Las agresiones o atentados contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos se castigan en base al artículo 550, que señala que si la autoridad contra la que se atentare fuera miembro del Gobierno, se impondrá la pena de prisión de uno a seis años y multa de seis a doce meses. Sin embargo, al tener sólo 17 años, al agresor de Rajoy sólo se le impondrían penas de internamiento en un centro de menores.

La ley de responsabilidad penal del menor contempla medidas que van desde el internamiento en un centro de menores, cerrado (lo más parecido a una cárcel), semiabierto o abierto, así como medidas de libertad vigilada o prestaciones a la comunidad. Atendiendo a "la edad, las circunstancias familiares y sociales, la personalidad y el interés del menor", el juez puede decidir qué medidas toma.

En el caso concreto de este menor, la medida podría llegar a los seis años de internamiento en el peor de los casos, aunque es poco probable pues éste tipo de medidas suelen aplicarse a casos muy graves, como los de asesinato, violación o similares.

Las consecuencias del puñetazo al presidente del Gobierno dependen en buena medida de si Mariano Rajoy decide denunciar al menor o no, aunque por el momento la Fiscalía de Menores va a solicitar medidas cautelares y la Policía le acusa de un delito de "atentado contra el presidente del Gobierno".