El proyecto 'Labelfish', coordinado por el Instituto de Investigaciones Marinas (IIM) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha concluido que el fraude en el etiquetado de productos de pesca comercializados ha descendido "notablemente" respecto a años anteriores, hasta situarse en un 4,9 por ciento.

Según ha informado el propio CSIC, el etiquetado erróneo de productos de pesca comercializados en fresco, congelado o elaborado detectado en los seis países que han participado en la investigación es inferior a los recogidos en estudios previos, "sobre todo en el caso de productos elaborados a partir de bacalao".

De hecho, ha resaltado que se "confirma una tendencia global en los mercados europeos y españoles hacia una disminución del etiquetado erróneo", si bien ha matizado que esa conclusión depende de las especies y el tipo de productos —las de mayor valor comercial "pueden exhibir un mayor porcentaje de fraude"—.

Este proyecto, que ha sido publicado en 'Frontiers in Ecology and Environment', arrancó en 2012 y se desarrolló en 19 ciudades de España, Francia, Irlanda, Portugal, Reino Unido y Alemania, donde se recogieron y analizaron más de 1.500 muestras de productos comercializados de atún, bacalao, anchoas, eglefino, merluza, rape, lenguado, platija y pez espada.

Por especies, el porcentaje de fraude en el etiquetado en el conjunto europeo ha sido del 15,5 por ciento en anchoa, 11,1 en merluza, 6,88 en atún, 3,70 en eglefino, 3,50 en bacalao y 2,89 en lenguado.

En lo relativo a España, donde se tomaron muestras de bacalao, atún y anchoas adquiridas en grandes superficies, mercados tradicionales y pescaderías de Bilbao, Madrid, Santiago y Vigo, no se encontró fraude en el bacalao fresco y congelado. No obstante, el mayor etiquetado erróneo se localizó en el atún fresco/refrigerado, que alcanzó el 25 por ciento.

CONFIANZA

El CSIC ha vinculado estos resultados a las "mejoras y nuevas exigencias" legislativas en el modo de etiquetar y en el desarrollo de métodos genéticos para la identificación y autenticación de especies.

"El consumidor europeo de productos de pesca puede confiar en que la Unión Europea dispone de una normativa exigente y que el nivel de cumplimiento es bastante satisfactorio en la mayoría de los casos", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.