La Mesa del Parlament de este miércoles ha aprobado la eliminación de las dedicaciones plenas de los diputados, por lo que los parlamentarios que cobraban mediante esta figura pasarán a recibir dietas globalizadas, que oscilarán entre los 22.000 y los 31.000 euros, en función de si son diputados rasos, portavoces o miembros de la Mesa.

La presidenta de la Cámara, Xelo Huertas, ha explicado a la prensa que esta medida, que se aplicará a partir del 1 de enero y que no ha contado con el apoyo de PP, Ciudadanos y PI, evitará que haya parlamentarios que cobren íntegramente su sueldo en el Parlament y otra cantidad por trabajar en otro sitio. "Cualquier político podrá trabajar en su despacho pero su remuneración en el Parlament será parcial", ha añadido Huertas.

(

Habrá ampliación)