Caldera
Indicadores de una caldera doméstica. WOLF

La eficiencia de los aparatos nos echa un cable a la hora de pagar la factura que supone calentar nuestra vivienda. Pero para reducir el consumo también es imprescindible un correcto mantenimiento. Según Reparalia. las averías de caldera y calefacción por falta de mantenimiento pueden suponer un gasto extra de hasta 350 euros en los meses de más frío.

Las CCAA cuentan con Planes Renove para incentivar el cambio de calderaActualmente en las viviendas se pueden encontrar calefacciones estancas, estancas de bajo NOX, o de condensación. Lo que marca la elección del sistema de calefacción de una vivienda es su ubicación. En las grandes ciudades lo más común y económico es la instalación de calderas de condensación de gas natural. También suelen instalarse sistemas de calefacción de alimentación eléctrica, pero esta opción suele ser más cara. En las zonas más rurales, donde no llega el gas, se opta por sistemas alimentados por gasóleo, y por pallets o madera. Es última opción es más ecológica.

Sin embargo, la nueva normativa europea de etiquetado y diseño ecológico ErP obliga desde el pasado 26 de septiembre a la comercialización de equipos más eficientes en todos los países de la Unión Europea, lo que se traduce en que, desde entonces, sólo se pueden fabricar (y por lo tanto, comprar) calderas de condensación. Además, actualmente muchas comunidades tienen en marcha Planes Renove para incentivar el cambio en los hogares.

Según la Asociación de Fabricantes de Generadores y Emisores de Calor por Agua Caliente (FEGECA), la condensación aporta ahorros en la factura del gas de hasta un 30% sobre una caldera tradicional. El ahorro mínimo se sitúa entre un 15 y un 20%, pero puede llegar a ser de cerca de un 40% si se combina con radiadores de baja temperatura.

Si queremos ahorrar en calefacción, lo mejor es tener un buen aislamientoPara calcular la potencia que tiene que tener la caldera, hay que comprobar la capacidad de los radiadores, que debe ser suficiente para disipar el calor generado en la vivienda. Reparalia recomienda que sea un profesional de instalación de calderas quien realice el cálculo exacto de la potencia.

El mantenimiento básico de cualquier sistema de calefacción requiere una limpieza anual de los quemadores y la realización de pruebas de monóxido. De esta forma, se evitan futuras averías y se reduce el consumo. También es recomendable que en la revisión anual se comprueben las funcionalidades y se revisen las presiones. Purgar los radiadores puede suponer un ahorro de energía del 10% anual, según la OCU, lo que supone alrededor de unos 80 € al año.

Los termostatos permiten regular la temperatura ambiente del hogar, controlando su evolución en todo momento. De esta forma, conseguimos mantener la temperatura estable y evitamos cambios bruscos, que suelen ocasionar un gran gasto. En todo caso, si queremos ahorrar en calefacción, lo mejor es contar con un buen aislamiento en el hogar y realizar un correcto mantenimiento del circuito. Comprueba que no existen entradas de frío y, si las hay, instala burletes y cintas de material aislante. Procura también aislar las tuberías.