La número dos del PSOE al Congreso, María Victoria de Pablo, ha abogado por la puesta en marcha del Ingreso Mínimo Vital. Una prestación no contributiva, vinculada en cuanto a cuantía y en el concepto a los subsidios de desempleo, que "de respuesta básica a los 730.000 hogares que no cuentan con ningún ingreso". Una medida sustentada en crear un modelo basado en "repartir para crecer, y crecer para repartir".

Y todo ello, ha explicado porque su compromiso sigue siendo "combatir la desigualdad y luchar decididamente por el Estado del Bienestar de la ciudadanía, y crear una serie de sistemas de protección social que les protejan cuando vienen maldadas".

En comparecencia de prensa, De Pablo ha señalado que su formación trabajará para "completar el Estado del Bienestar y dar respuesta a nuevas necesidades y a nuevos retos sociales que se dan en este momento, derivados, muchas veces, de la crisis económica".

Ha indicado que, en situaciones de bonanza, el Estado "no necesita establecer redes de protección en la misma intensidad, aunque cuando se producen situaciones de crisis es más importante que nunca la creación de la red de protección social".

En este punto ha insitido en el Ingreso Mínimo Vital que busca "proteger a los más vulnerables, en estos momentos la infancia, porque en esos 730.000 hogares hay muchos niños, que viven bajo el umbral de la pobreza".

Para De Pablo, hay que terminar con la pobreza infantil "extrema", y combatir el "incremento de la desigualdad que se ha producido, en los últimos cuatro años, fruto de la nefasta política del Partido Popular".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.