Ofertas de trabajo
Buscando empleo por Internet. ARCHIVO

El 97,3% de los demandantes de empleo buscan ofertas laborales a través de Internet y el 42,6% de los encuestados reconoce que sólo realiza esta búsqueda de manera online, mientras que el 54,7% combina herramientas offline y online, según una encuesta internacional de Adecco para la que ha consultado a casi 32.000 personas. Así, los candidatos que utilizan las redes sociales en su búsqueda de empleo se decantan por LinkedIn como principal plataforma (90,8%), seguida de Twitter (36,2%) y Facebook (31%).

No obstante, LinkedIn no sólo es la plataforma más usada para buscar empleo, sino que, además, es la preferida para construir marca personal, para enviar el currículum, para generar una red profesional o hacer networking y para localizar reclutadores. Tras LinkedIn, Twitter y Facebook, los españoles recurren a Google+ para encontrar empleo (15,9%), Youtube (5,5%) e Instagram (1,5%).

La reputación social 'online' es ya un aspecto fundamental para los reclutadoresAdemás, muchos de los candidatos no sólo buscan ofertas de empleo o llamar la atención de los reclutadores en las redes sociales, también presentan sus candidaturas a través de estas vías. Así, el 69,7% asegura haberse presentado a una oferta de trabajo a través de las redes sociales en el último año.

El acceso a Internet para buscar trabajo no se realiza exclusivamente desde un ordenador o una tablet, que hasta ahora eran las formas más habituales, ya que, los usuarios utilizan cada vez más su dispositivo móvil o smartphone. De hecho, el 64,7% de los encuestados españoles reconoce que utiliza este soporte para buscar trabajo, y de ellos el 49,2% lo hace a menudo y el 15,5%, a veces.

Según Adecco, la reputación social online se ha convertido en un aspecto fundamental para los reclutadores. Como los candidatos lo saben, el 29,2% de ellos incluye algún enlace a sus redes sociales en el currículum. El 37,3% de los españoles ha sido contactado por reclutadores a través de las redes sociales, mientras que la media mundial se sitúa en torno al 23%.