Chang Chao-Tang - Time
Foto de Chao-Tang Chang (1943), uno de los fotógrafos más importantes de Taiwán © Chang Chao-Tang

Excepto Japón —con una escuela fotográfica propia, de mirada particular y con media docena de grandes maestros mundialmente reconocidos— y China —cuya pujanza económica ha traído consigo la obvia transmisión mundial de la imagen del país—, el resto de las 47 naciones de Asia sigue siendo un territorio del que sólo los expertos podrían citar algún fotógrafo local. La 11ª edición del Festival de Fotografía de Angkor, el más importante de los celebrados en el continente, quiere iluminar a dos de los territorios ensombrecidos por los gigantes: Taiwán y Hong Kong.

El certamen, que se celebra hasta el 12 de diciembre en la ciudad de Siem Riep (Camboya), al lado del complejo de templos sagrados del antiguo imperio jemer, presenta como actividad central las obras de 18 fotógrafos taiwaneses y hongkoneses seleccionados por el curator Kevin WY Lee, fotógrafo y fundador en 2010 de Invisible Photographer Asia, una plataforma con sede en Singapur que quiere difundir globalmente a los creadores menos conocidos del continente.

'Influencia en la identidad nacional'

"Cuando hablamos de la fotografía asiática, sobre todo del Lejano Oriente, China y Japón dominan las conversaciones y los demás estamos condicionados a ambos territorios", dice Lee. Los seleccionados —"un relación introductoria de creadores más que una visión completa"— no sólo muestran sus países y habitantes, sino también la "evidente influencia tanto en la identidad nacional como en la vida diaria de las personas" que provoca la cercanía de las dos potencias supremas de la zona. La antología es muy variada en tonos y acercamiento a la realidad.

Colección basada en las protestas en Hong Kong del movimiento Occupy Entre los creadores de Hong Kong están Alfred Ko Chi-Keung, que presenta una serie de fotos nocturnas de ambientes vacíos que combaten el cliché de la ciudad que nunca duerme; Dustin Shum y sus frías y casi surrealistas aproximaciones a la imparable actividad constructiva en la antigua colonia británica; el documentalista Ducky Tse, cronista de la transición postcolonial y sus paradojas, y el reportero Johnny Gin, que muestra una colección basada en las protestas en Hong Kong del movimiento Occupy.

Chicas menores como reclamo

Las propuestas que llegan de Taiwán incluyen a Chen Chin-Pao, que se detiene en las chicas, algunas menores de edad, utilizadas como reclamo en las tiendas que venden las muy populares nueces de areca; Guan Xiao-Rong, con un reportaje sobre las protestas de la comunidad lanyu, en cuyo territorio el gobierno está almacenando basura nuclear, y Tou Yun-Fei, que retrata perros abandonados pocos minutos antes de que sean sacrificados en los centros oficiales de recogida.

Además, el certamen ofrece una amplia programación de 30 fotógrafos de 16 países. Hay desde una selección de los archivos de la École Française d'Extrême-Orient, que recoge imágenes de Camboya durante todo el siglo XX, hasta un reportaje sobre budismo tibetano de Sergine Laloux.