Ejecución de un homosexual
Una de las ejecuciones de un hombre tras ser acusado de "practicar la sodomía y de desviación sexual". LIVELEAK

Estado Islámico, de tendencia radical suní, proclamó a finales de junio de 2014 un califato en Siria e Irak, donde ha tomado partes del norte y el centro de ambos países.

En los territorios que controla aplica una versión extremista de la sharía o ley islámica bajo la amenaza de castigos atroces, que incluyen la muerte por decapitación y el ser quemado vivo, lapidado o arrojado desde lo alto de un edificio, como ocurre con los homosexuales.

El presidente de la comisión de derechos humanos en Ninive, Gazuan Hamed, relataba en octubre cómo esta persecución se ha multiplicado en los últimos tiempos. Hamed denunció que los yihadistas están perpetrando crímenes contra la humanidad en Mosul donde según él, "la brutalidad de esta organización ha alcanzado sus niveles más altos".

Por su parte, la organización OutRight Action International, ha denunciado estos días prácticas similares en Siria, donde decenas de homosexuales están siendo ejecutados de manera similar.

Estado Islámico ha asesinado a más 120 personas, lanzándolas al vacío, tras acusarlas de "practicar la sodomía y de desviación sexual".