El taxista apuñalado en Alicante para robarle piensa en retirarse

  • Recogió a su agresor, de 19 años, y dio vueltas durante una hora.
  • No sospechó nada durante todo el trayecto.
  • El joven llevaba un cuchillo de cocina, que le clavó 16 veces.
El taxista apuñalado en Alicante continúa ingresado (MORELL / EFE).
El taxista apuñalado en Alicante continúa ingresado (MORELL / EFE).
MORELL / EFE

El taxista que sufrió heridas graves la madrugada del viernes en Alicante tras recibir 16 puñaladas reconoció hoy que la agresión ha sido más "dura" que otras sufridas con anterioridad y se cuestiona no volver a trabajar, tal y como le piden sus hijos.

Carmelo Sala, de 57 años, permanece ingresado en el Hospital General de Alicante, donde evoluciona favorablemente de las heridas sufridas. La agresión tuvo lugar la madrugada del viernes, cuando un joven de 19 años al que recogió en la avenida de Novelda y que fue detenido a las pocas horas le apuñaló hasta en 16 ocasiones con un cuchillo de cocina.

En declaraciones a EFE Televisión, Sala relató que recogió a su agresor y lo llevó durante casi una hora en el coche, dando vueltas por la ciudad. Explicó que lo recogió en la zona del Altozano y que no sospechó nada malo de él porque lo vio "un chico normal. No estaba bebido ni le noté síntomas de haber consumido droga ni nada".

Sala le llevó hasta una calle cercana a un centro comercial y allí esperó mientras el joven hablaba por el móvil, hasta que le dijo que le llevara a otro sitio porque allí no estaba la persona con la que había quedado.

Cuando el taxista llegó con su agresor a la segunda dirección, el joven, de nacionalidad colombiana, estuvo hablando también por el móvil y le dijo al conductor: "está cenando. Vamos a esperarlo".

Una hora recorriendo la ciudad

Según el herido, el chico no se bajó del coche en ningún momento, a pesar de que estuvieron durante casi una hora recorriendo la ciudad.

Cuando estaban en la segunda dirección, explicó Sala, "le llamó una chica y estuvo hablando con ella. Le dijo: he quedado y está cenando y yo estoy aquí en un taxi. ¿Sabes qué te digo? Que no hay problema, pero me voy a ir que esto es mucho".

El joven detenido pidió al taxista que le llevara a la altura del Puente Rojo y que bajara con el coche porque allí irían a buscarle.

"Le paré y me preguntó qué me debía. Le dije que 20,40 euros y me dio los 40 céntimos. Recogí el dinero y, cuando esperaba que me diera los 20 euros, me empezó a pegar por detrás puñaladas", relató. El taxista, que aseguró que en ningún momento el agresor le dijo nada, afirmó que le acuchilló por detrás y "cuando se cansó, abrió la puerta, salió, abrió la mía y empezó a apuñalarme por delante".

No le pidió dinero

Según su relato, no le pidió dinero en ningún momentopero cuando ya se iba volvió sobre sus pasos, abrió la puerta del coche, vio el monedero del taxista y lo cogió. Entonces, Sala pudo pulsar la alarma del coche y ponerse en contacto con la central de la empresa para la que trabaja, de manera que alertó a sus compañeros, que avisaron a la Policía y la ambulancia.

En su opinión, sobrevivió a la agresión "gracias al sistema" instalado en el taxi, que le permitió "pulsar y hablar por la emisora. La central localizó un coche que estaba muy cerca y tardó un minuto" en acudir para prestar su ayuda.

Le dije que 20,40 euros y me dio los 40 céntimos.
El conductor dijo que lo ocurrido fue "horrible" y, mientras trata de recuperar la movilidad en su brazo derecho,
se cuestiona volver al trabajo porque es "muy duro".

Sala explicó que no es la primera vez que sufre un ataque en su coche, aunque el último robo fue diferente porque fue con una pistola pero a él no le pasó nada. Sus dos hijos, también taxistas, le han pedido que no vuelva al trabajo y que venda el coche.

Respecto a la detención de su agresor, indicó que ésta fue muy rápida porque el joven se dejó el móvil en el coche y cuando la policía y los médicos le estaban atendiendo "hubo una llamada y la policía lo controló".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento