Peter Blake, Tattooed Man 5, 2015
Acuarela de Peter Blake de un hombre tatuado Courtesy the artist and Waddington Custot Galleries

Al artista inglés Peter Blake (1932), coautor del collage sembrado por casi un centenar de personajes de la portada [versión interactiva con identidades y fichas biográficas] del octavo disco de los Beatles, Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band (1967), le preguntaron hace poco si casi cincuenta años después sentía que la obra había valido la pena. Con su tímida ironía, Blake, que fue ayudado por el escultor estadounidense Jan Haworth, respondió: "No quedó mal dadas las circunstancias, pero me parece que debimos incluir a Chuck Berry".

Es curioso que no haya mencionado al otro padre fundador del rock and roll y también gran ausente del elenco de personajes, tanto históricos como triviales, que aparecen en la que quizá sea una de las cubiertas de disco más famosas de la historia: Elvis Presley —eliminado de la selección, según Paul McCartney, porque "estaba muy por encima de todos los demás (...). Era El Rey" (no añadió si el mismo razonamiento era válido para Hitler y Jesucristo, propuestos por John Lennon pero rechazados por la pacatería del agente del grupo, Brian Epstein, siempre contemporizador con el qué dirán).

'El santuario de Elvis'

Blake ha saldado la cuenta pendiente con Elvis Shrine (El santuario de Elvis), una de las obras que expone en su regreso a escena después de varios años de silencio. Portraits and People (Retratos y gente), del 24 de noviembre al 30 de enero de 2016, en la galería Waddington Custot de Londres, reúne una selección de obras de un formato al que, pese a ser un admirador de las "personas y sus excentricidades", no ha acudido Blake con frecuencia, el retrato clásico y frontal.

Algunos de los retratos fueron regalos de Blake a los modelos y se ven por primera vez La exposición, que ofrecerá una primera oportunidad para ver obras que Blake ha regalado a algunos de sus amigos y que nunca habían salido de las colecciones privadas de estos, muestra retratos del diseñador de moda Paul Smith, la actriz Helen Mirren, el fallecido coleccionista de arte Simon Sainsbury y los músicos Ian Dury y Eric Clapton.

El retrato está relacionado con lo religioso

Para Blake el retrato está vinculado a lo religioso, al icono votivo. La idea es palpable en la obra de homenaje a Elvis, donde conviven tres paneles con estatuillas y otros objetos de quincallería, sobre todo estatuillas, relacionados con el cantante, componiendo una especie de altar póstumo.

Cuando digo que pinto, los taxistas me preguntan: '¿paisajes o bodegones?' Los organizadores de la exposición dicen que Elvis Shrine es la respuesta de Blake a los taxistas que, al saber que se dedica a la pintura le preguntan: "¿Paisajes o bodegones?". La obra es una síntesis de ambos géneros y, a la vez, un retrato.

'Lienzos en sí mismos'

En la muestra hay también una amplia serie de retratos pintados con acuarelas de personas con la piel atestada de tatuajes. El artista regresa aquí a otra de sus personales atracciones: el circo, el recinto ferial y sus fantasías. Las pieles de estos personajes imaginarios "son lienzos en sí mismos" y esa idea de la obra residiendo en el interior de otra obra enganchó al artista.

Blake es fanático de la lucha libre desde la infancia No podían faltar en la antología otros viejos amigos de Blake: los luchadores de lucha libre, de la que es un fanático desde la infancia. Los practicantes de la disciplina representan, explica, "una bonita fantasía sobre el combate entre el bien y el mal". En los últimos años ha creado nuevos personajes para su galería de luchadores, todos ellos inventados, a veces mujeres de seductora belleza pero tenaces y fuertes.