La CUP ha vuelto a decir "no" a Artur Mas y, por tanto, el Parlament ha rechazado de nuevo en votación (62-73) su designación como president de Cataluña. La presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, abrirá a partir de ahora una ronda de consultas, pero si no hay consenso antes del 10 de enero, los catalanes tendrán que acudir a las urnas otra vez en marzo.

El líder de la CUP, Antonio Baños, insistía ya en su primera intervención en el pleno de este jueves en que el voto de su formación estaba completamente "decidido". No obstante, ha matizado, es un "no tranquilo". El político ha avanzado que se "guardan" la doble oferta que les hizo el miércoles el president en funciones, porque puede que la utilicen más adelante. Se toman lo propuesto y hablado como un primer paso para un acuerdo que no ven muy lejos."La CUP será la última en levantarse de la mesa", ha explicado Baños en la tribuna, añadiendo que cree que las elecciones anticipadas "son reaccionarias" y no las consideran una buena opción.

Al inicio del debate, a las 10 horas, Mas urgía a la CUP a cambiar de postura. "Cataluña necesita un Gobierno definitivo y sin tardar. No tiene sentido que el Parlament haya empezado a trabajar y que haya un Gobierno en funciones". Han sido sus primeras palabras. Está "convencido" de que el grupo de la CUP aceptará sus explicacionesEl president ha señalado "la rapidez" con la que está actuando "Madrid" y ha expresado su pesar por la tardanza del parlamento catalán en elegir un jefe de Gobierno. Así, ha detallado las dos ofertas mencionadas a la CUP.

La primera consiste en ceder parte de sus atribuciones en la figura de tres vicepresidentes: Oriol Junqueras, Raül Romeva y Neus Munté. "Esto ya ha funcionado en otros momentos de manera puntual", ha recordado.La segunda es que el Govern que salga del Parlament —si sale— presente voluntariamente dentro de diez meses, "después del primer periodo de sesiones", una moción de confianza para que los diputados evalúen su gestión. De esa votación, ha dicho Artur Mas tendiendo la mano a la CUP, podría salir designado otro president si sus señorías no le dan su aprobación.

En su segunda intervención, después de todos los portavoces, ha valorado la resolución del TC asegurando que no aporta "nada nuevo" y se ha referido al "abuso" que de esta institución se ejerce por parte del Gobierno central. Si quisiera ser presidente a cualquier precio, ya lo seríaEl president se ha mostrado algo enfadado durante este segundo turno y ha pedido "respeto" a la oposición, y también que no le consideren un "demonio" que manipula a la población, que es "adulta", ha dicho, y sabe qué le cuenta cada uno. Ha respondido, uno a uno, a todos los grupos, y a la CUP le ha advertido de que "mantenga su compromiso", porque de otra forma puede surgir en cualquier momento una mayoría de 72 diputados distinta, "que no ha ganado las elecciones", e imponer su programa.

Asimismo, ha valorado la postura de Baños de seguir hablando, pero le ha dicho que "no hay mucho tiempo" para tomar una decisión y que ahora son ellos los que tienen que mover ficha para que avancen las conversaciones. Con Iceta ha sido también contundente: "Si quisiera ser presidente a cualquier precio, ya lo sería", ha dicho contestando a una de las frases que le había lanzado previamente el socialista. Baños se ha dirigido solo a Mas durante su último turno de palabra: "La prisa la tenemos todos", ha manifestado, afirmando que las conversaciones entre la CUP y Junts Pel Sí no son un "flirteo" ni un baile entre dos partidos, sino que se trata de cumplir "el mandato" de las urnas.

También le ha reprochado que use el argumento de "la coherencia"y que su formación no sea discreta con las reuniones que mantienen. Ellos, ha terminado, están por el diálogo y por la independencia, pero no comparten lo hecho por Mas durante la legislatura; hay una solución sencilla, según Baños: "Otro nombre".

Arrimadas: "Vuelva al camino de la sensatez"

La segunda en intervenir a primera hora, tras el primer turno de Artur Mas, ha sido la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que le ha reprochado actuar al margen "de siete millones y medio de catalanes" y le ha acusado de "cargarse" la imagen de Cataluña.

"Si necesita emociones fuertes porque lo ha hecho ya todo en la vida, perfecto", le ha espetado al president en funciones, al que ha pedido que no involucre a los funcionarios de la Generalitat, "que no duermen por las noches". La líder de C's le pide que no "genere más portadas" del 'Financial Times'Arrimadas ha hablado del bloqueo y la situacion de "incertidumbre" presentes y se ha referido a la resolución del TC, que en su opinión ha echado por tierra las aspiraciones soberanistas de Junts Pel Sí. Ha acusado a Mas de querer pasar a la historia como "un mártir" y le ha pedido varias veces que "no entregue Cataluña a las CUP" y que no "genere más portadas del Financial Times".

En su segundo turno le ha pedido que "recapacite" y vuelva al camino de la "sensatez" porque "está a tiempo".Por su parte, Miquel Iceta (PSC) ha apelado a doble condición de Mas de candidato y president en funiones y le ha pedido que "no despliegue ninguna actividad en relación con la resolución aprobada el lunes", que ha calificado como el "mayor error cometido por una institución catalana".

El socialista ha vuelto a reiterar que Mas "no cuenta con la confianza" del PSC porque, entre otras cosas, "busca apoyos a cualquier precio".Iceta ha recordado a Mas los problemas a los que se enfrenta Cataluña, entre ellos, el paro, la sanidad y la corrupción, "a nosotros nos gustaría hablar de estas cosas", ha dicho.Lluís Rabell, líder de Catalunya Sí Que Es Pot, ha calificado la decisión del Tribunal Constitucional como "previsible y problemática" y ha reiterado su posición crítica con Mas y su "hoja de ruta".

Durante su turno, el político ha dicho que con esta situación quien "se frota las manos" son el presidente del Gobierno y Albert Rivera, líder nacional de Ciudadanos."Esta huida hacia delante lo que hace es darle aire a la derecha españolista más rancia", ha insistido Rabell, que ha advertido a Mas de que a los adversarios hay que dividirlos en vez de fortalecerlos, que es lo que considera que está haciendo el presidente en funciones. Ha acusado a Mas de usar la palabra 'desconexión' como eufemismo "para evitar hablar con franqueza".

Albiol pide el "acatamiento" de la resolución del TC

Justo antes de comenzar el debate, el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, ha solicitado a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que haga "una manifestación pública de acatamiento" de la resolución del Tribunal Constitucional adoptada el miércoles que suspende la moción independentista, pero Forcadell le ha contestado que ese asunto "no tiene que ver" con el pleno y que, en todo caso, lo tratarían otro día.

Albiol ha vuelto a repetir su exigencia durante su intervención y ha dicho que el Gobierno en funciones "ha perdido el norte". "Creo que este acuerdo con la CUP, un partido radical que nos quiere sacar de Europa, está muy cerca", ha añadido el popular, aunque ha manifestado que "cree que no será hoy".Ha criticado que "el que ha sido el partido del sistema" durante treinta años "suplique un acuerdo con los antisistema, me parece lamentable". "¿Cree que Cataluña puede estar en manos del partido de la CUP sin que se pueda garantizar el día a día? ¿Le parece razonable, serio?", ha preguntado el popular a Mas. "El único que ha decidido suspender la autonomía catalana es usted", ha aseverado.

Marta Rovira, portavoz de JxSí, ha emplazado también a la CUP a "seguir hablando" y ha defendido la última propuesta de Mas. "Debemos hacerlo para dar cumplimiento al mandato democrático. Necesitamos un Govern fuerte, y lo que propone Mas es muy bueno", ha asegurado. Ha rechazado las acusaciones de la oposición a Mas de devaluar la Presidencia de la Generalitat y ha cargado contra la suspensión por parte del Tribunal Constitucional (TC) de la resolución independentista que se aprobó el lunes en la cámara: "Entre el contrato democrático de JxSí y la CUP no se puede interponer ningún tribunal".

Artur Mas se ha convertido este jueves en el primer candidato a la Presidencia de la Generalitat que no logra ser investido en las dos primeras votaciones, una situación que no se había dado en Cataluña desde la restauración de la democracia.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.