La Policía Nacional ha detenido a un individuo de 33 años de edad como presunto autor de un hurto en un establecimiento de telecomunicaciones sito en la calle Álvaro de Bazán.

Según ha informado a Europa Press un portavoz de la Jefatura Superior, la sustracción se produjo, según se ha averiguado posteriormente, en la tarde del 8 de octubre. El día 13 el propietario del comercio presentó denuncia ante el Grupo de Delincuencia Urbana (GDU) de dicha Jefatura Superior por la sustracción de varios artículos.

Inmediatamente, ha añadido, los agentes iniciaron sus pesquisas sobre el caso. Tras dos días de investigaciones, en la tarde del 15 de octubre los policías del GDU identificaron y detuvieron al presunto autor de los hechos, un melillense de 33 años de edad con diversos antecedentes por hurto, ha subrayado el portavoz policial.

Según ha explicado, los policías del GDU continuaron las gestiones relacionadas con el caso para recuperar los efectos sustraídos. En su declaración en dependencias policiales, el detenido manifestó que los había repartido en distintos lugares. El día 16 los agentes localizaron tres teléfonos móviles de alta gama, una tablet y un reloj de pulsera de última generación. Posteriormente, el día 20, se recuperó otra tablet y un teléfono móvil más.

El portavoz policial ha asegurado que el propietario del establecimiento ha reconocido los efectos recuperados como de su propiedad, manifestando que se trataba de artículos de última generación y elevado precio. Asimismo, ha indicado que eran todos los que le había echado a faltar el 13 de octubre, así como otros de los que ni siquiera él mismo tenía conocimiento de su sustracción.

Consulta aquí más noticias de Melilla.