La Unión Temporal de Empresas (UTE) que ejecuta el tramo Guadalmedina-Atarazanas del metro de Málaga, en coordinación con el Área de Movilidad del Ayuntamiento de la capital, ha pospuesto hasta el 27 de octubre la implantación de los desvíos de tráfico en el eje norte-sur, que afectan principalmente a los itinerarios formados, por un lado, por las calles Mazarredo, Don Juan de Austria y Jaboneros, y Sevilla, por otro.

La UTE Atarazanas tenía previsto abordar este martes los trabajos finales de señalización, con los nuevos sentidos de tráfico, y de adecuación semafórica, al objeto de implantar la nueva configuración del tráfico. Sin embargo, la lluvia impide realizar los trabajos previos, han señalado desde la Consejería de Fomento y Vivienda y el Ayuntamiento de Málaga.

Con carácter previo, la UTE Atarazanas ya ha acometido los trabajos de acondicionamiento del viario para posibilitar esta nueva configuración, encuadrada en el plan general de desvíos de tráfico y la secuencia de implantación consensuada entre la Consejería de Fomento, responsable de las obras del metro, y el Consistorio.

En concreto, las principales modificaciones y cambios de sentidos son los que se implantarán en el eje conformado por las calles Mazarredo, Don Juan de Austria y Jaboneros, que a partir del 27 de octubre tendrán sentido único de circulación, con dos carriles, en dirección sur, hacia la calle Armengual de la Mota.

Para la implantación del desvío general se actuará en la avenida Arroyo de los Ángeles, habilitando giro a la izquierda hacia calle Mazarredo.

En la calle Mazarredo se invertirá el sentido de circulación, y en la avenida Doctor Gálvez Ginachero se habilitará un giro a la izquierda hacia Arroyo de los Ángeles en el cruce con el puente de Armiñán, en sustitución del movimiento que se elimina con el cambio de sentido de Mazarredo.

En calle Don Juan de Austria se invertirá el sentido de circulación y se habilitarán dos carriles; además, se semaforizarán las intersecciones con La Regente, Ventura Rodríguez, San Quintín y Trinidad.

Respecto a la calle Sevilla, se invertirá el sentido para favorecer la recirculación en la zona tras el cambio de sentido de Don Juan de Austria.

En Jaboneros se cambiará el sentido de circulación y se habilitarán dos carriles. Asimismo, se semaforizarán los pasos de peatones existentes a la altura de las vías Jara y Zamorano.

Por el contrario, la calle Sevilla, paralela al eje de Don Juan de Austria-Jaboneros, pasará a tener sentido único con un solo carril en dirección al norte.

Igualmente, en esta fase de implantación del desvío alternativo correspondiente al eje norte-sur no se modificarán los recorridos de los autobuses de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) ni los itinerarios ciclistas.

GUADALMEDINA-ATARAZANAS

El tramo Guadalmedina-Atarazanas del metro de Málaga consta de 295 metros de longitud lineal bajo tierra, que discurren entre el puente de Tetuán y la confluencia de la Alameda Principal con la calle Torregorda, donde se ubicará la estación Atarazanas, en el lateral norte de este eje neurálgico.

Adjudicado en febrero por la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía por un importe de 26,62 millones de euros y un plazo de 28 meses a la UTE Acciona-Sando, este tramo arrancó materialmente en mayo con las labores de servicios afectados, si bien, previamente, en abril, dieron comienzo los trabajos de inspección técnica de los edificios radicados en la obra.

El metro de Málaga se puso en servicio parcialmente el pasado 30 de julio, abarcando las líneas 1 y 2 hasta El Perchel-María Zambrano, que equivale al 81 por ciento de la red prevista.

El 19 por ciento restante se corresponde al tramo en ejecución, entre El Perchel-Guadalmedina, y su prolongación hasta el centro histórico, hasta la estación Atarazanas, y hacia la zona norte de la ciudad, hasta el Hospital Civil.

Consulta aquí más noticias de Málaga.