El Museo Picasso Málaga acoge hasta el 21 de febrero de 2016 una nueva exposición que revela la relación entre la obra del malagueño y el arte alemán, una muestra que cuenta con 75 obras de Picasso y más de 100 trabajos de artistas germanos.

Son muchos los estudios y ensayos de expertos de todo el mundo sobre aspectos muy diferentes de la obra de Picasso. Su relación con su país natal, España, y con su país de adopción, Francia, sigue ocupando y atrayendo a muchos historiadores del arte. Sin embargo, la relación entre el arte de Picasso y el alemán no ha sido todavía abordada en profundidad.

Esta muestra, comisariada por el director artístico del MPM, José Lebrero, y que ha sido presentada este lunes por el secretario general de Cultura, Eduardo Tamarit, abre una importante puerta al plantear 22 registros en torno a los vínculos, filiaciones y divergencias entre Pablo Picasso y un selecto grupo de artistas alemanes considerados ya clásicos de la modernidad y que cambiaron radicalmente el rumbo de la historia del arte.

Entre ellos están Max Beckmann, Heinrich Campendonk, Lucas Cranach el Joven, Lucas Cranach el Viejo, Otto Dix, Max Ernst, Frans Francken, George Grosz, Erich Heckel, Hannah Höch, Wassily Kandinsky, Ernst Ludwig Kirchner, August Macke, Paula Modersohn-Becker, Otto Mueller, Emil Nolde, Max Pechstein, Franz Radziwill y Karl Schmidt-Rottluff.

La exposición muestra tanto el interés como la resistencia que Picasso produjo entre los artistas germanos modernos que no optaron por la abstracción. Esta paradoja se expresa en el modo en el que estos pintores tomaron posiciones y desarrollaron sus obras conscientes de los aportes innovadores del artista español, principalmente por el efecto del cubismo, aunque no por ello dejaran de buscar una manera de crear propia de su idiosincrasia cultural, resistiéndose al peligro de ser víctimas de la contundencia estética del malagueño.

La muestra, que se ha organizado con la colaboración del Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de la República Federal alemana y el Goethe-Institut Madrid, tiene un relato expositivo que abarca entre 1905, año de fundación en Dresde del grupo El Puente (Die Brücke), y 1955, cuando se inauguró en Kassel la exposición internacional Documenta 1.

Durante su intervención, Tamarit ha destacado que la exposición "no sólo tiene un alto valor en lo que a las piezas que se exponen se refiere, sino que también introduce una cuestión, la relación entre la obra de Picasso y la nueva pintura moderna alemana, en la que se ha indagado poco hasta ahora".

El recorrido de la exposición transcurre a modo de pasaje por 22 ámbitos complementarios, combinándose en cada uno de ellos obras de Picasso y de sus coetáneos germanos, así como el interés del malagueño por los maestros alemanes del siglo XVI, junto con documentación que contextualiza en tiempo y espacio las obras de arte.

Así, se muestra una época de grandes cambios en la que, a pesar de los conflictos bélicos, la cultura se diseminó en Europa de un modo extraordinario gracias a las técnicas de reproducción de las imágenes: grabado, xilografía, litografía y por supuesto a la fotografía y al cine que también se incluyen, junto a abundante material documental, en esta exposición.

Actividades paralelas

El Museo Picasso Málaga ha editado para la ocasión una publicación que reconstruye cada uno de los 22 registros de esta exposición. Los ensayos de varios expertos abordan la pluralidad de vínculos entre Pablo Picasso y el arte y pensamiento alemán de la época investigada, así como numerosas ilustraciones de las obras expuestas.

Además, directores de museos europeos participarán este martes y miércoles en varias conferencias y un seminario en el que se ofrecerán las claves académicas para conocer mejor la complejidad de este diálogo entre Picasso y los artistas alemanes.

Para celebrar los 12 años del museo y coincidiendo con la exposición, durante el fin de semana del 24 y 25 de octubre se llevarán a cabo actividades culturales y pedagógicas en torno al arte, Picasso, la música y la cultura alemana.

Así, teniendo en cuenta que en Málaga hay numerosos hitos históricos, urbanísticos así como costumbres y genealogías que demuestran una sólida presencia alemana en la ciudad desde el siglo XIX, el MPM organizará actividades que difundirán el pasado "germánico" conectándolo con el presente.

Por otro lado, atendiendo a la numerosa comunidad germana de la provincia, se ha preparada un programa de actividades especialmente para ellos. Recorridos guiados, talleres e iniciativas para colegios que serán ofrecidas en alemán.

Aprovechando, asimismo, la variedad de técnicas artísticas presentes en la muestra, se organizarán talleres para adultos basados en las técnicas vistas en sala: fotografía urbana, con la colaboración de la Escuela Apertura; taller de dibujo para Urban Sketchers a cargo de Luis Ruiz Padrón, o la realización de un álbum de grabado.

Consulta aquí más noticias de Málaga.