El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha defendido este lunes en Bilbao, ante jueces y fiscales, que el futuro del autogobierno vasco pasa por la recuperación "del espíritu del pacto, el mutuo reconocimiento y la bilateralidad". Asimismo, ha incidido en que las competencias que Euskadi ejerce en materia de Justicia no "suponen la culminación de sus aspiraciones competenciales".

Con motivo del acto de apertura del Año Judicial que ha estado presidido por el presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes, el lehendakari ha asegurado, además, que "la piedra angular del autogobierno es el Concierto Económico", cuya singularidad y defensa une "a la casi práctica totalidad de la sociedad vasca".

Tras reivindicar la importancia social y económica de una Justicia que cuente con los medios necesarios para desarrollar su labor, el presidente del Gobierno vasco ha destacado las iniciativas de mejora y modernización desarrolladas en los últimos años, entre las que ha destacado "el plan de sedes judiciales, los planes de informática judicial o el plan de despliegue de la nueva oficia judicial y fiscal".

Asimismo, ha afirmado que la tutela judicial efectiva debe mejorarse de forma continua, motivo por el que ha apostado por reforzar la ejecución penal y garantizar la calidad de la asistencia jurídica. "No puedo disimular el orgullo de que estemos situados a la vanguardia del Estado en materia de reinserción de menores infractores", ha añadido.

En este contexto, ha subrayado que no renuncia al empeño de contribuir a construir un nuevo modelo para la justicia del siglo XXI y ha incidido en que las competencias que Euskadi ejerce en esta materia no "suponen la culminación de sus aspiraciones competenciales".

El concierto

Asimismo, ha manifestado que "una idea mayoritariamente compartida en Euskadi" es el reconocimiento de que las instituciones de que se dotó el País Vasco con el Estatuto de Gernika han contribuido a mejor la vida en común y ha resaltado que la "piedra angular del autogobierno es el Concierto Económico", cuya singularidad y defensa unen "a la casi práctica totalidad de la sociedad vasca".

"Estamos en un momento de cambio y transición que puede afectar incluso al ámbito constitucional. La singularidad de Euskadi se basa en el engarce jurídico constitucional que ampara y respeta nuestros derechos históricos", ha indicado, para añadir que el desafío político pasa por "identificar un espacio de encuentro para la pluralidad de aspiraciones políticas y sentimientos de pertenencia nacional".

Por ello, ha insistido en que el futuro del autogobierno vasco pasa por la recuperación "del espíritu del pacto, el mutuo reconocimiento y la bilateralidad".

Por último, Urkullu ha tenido un recuerdo para el magistrado de la Audiencia Provincial de Bizkaia, José María Lidón, asesinado por ETA en 2001, y para el jurista vizcaíno Adrián Celaya, fallecido este domingo a los 98 años, del que ha destacado su aportación "para el desarrollo jurídico del autogobierno vasco y la institucionalización de nuestro país".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.