El Juzgado de lo Penal número Dos de Santander ha condenado a nueve meses de prisión a una inmigrante irregular que intentó abandonar a su hijo recién nacido dentro de una bolsa de deporte que depositó en el mostrador de recepción del Hospital Valdecilla, si bien fue descubierta por una empleada del centro.

Según relata la sentencia, los hechos sucedieron la tarde del 8 de agosto de 2013, cuando la acusada, de nacionalidad moldava y que tenía entonces 24 años, entró en la recepción del hospital por la entrada del Dos de Noviembre y depositó la bolsa en el mostrador, diciéndole a la empleada que vendría más tarde a por ella y marchándose.

La trabajadora salió detrás de la mujer para decirla que no podía dejar allí la bolsa, y la alcanzó antes de que saliera del centro hospitalario, volviendo con ella al mostrador. Pero, al ver el estado que presentaba la chica, pálida y sudorosa, la facilitó una silla y agua.

Fue entonces cuando la empleada oyó una especie de "maullidos" procedentes de la bolsa que se encontraba cerrada y, al abrirla, vio en su interior a un bebé varón envuelto parcialmente en una manta, por lo que avisó a la Policía.

Los servicios sanitarios prestaron atención a la madre y al niño, que se encontraba en buen estado, comprobando que el parto se había producido hacía una hora aproximadamente.

Una vez ingresada en la Residencia Cantabria, la mujer fue atendida por desgarro provocado por el parto y se le tuvo que realizar una transfusión de sangre. Durante su estancia en el hospital, la acusada realizó los trámites para dejar en adopción al niño.

Con posterioridad, acudió al centro su madre, que facilitó la verdadera identidad de la acusada, que hasta ese momento había proporcionado datos falsos. Al día siguiente, pidió el alta voluntaria.

Según se puso de manifiesto en el juicio, la acusada había dado a luz en casa de su madre y su conducta estuvo provocada por la situación de grave penuria y residencia irregular en que se encontraba, razones por las que se le aplica la atenuante analógica de estado de necesidad.

El juez no se pronuncia sobre su inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad, dado que el niño fue entregado en adopción.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.