La consellera de Sanidad Universal, Carmen Montón, ha anunciado hoy que el próximo lunes las mujeres solas y las parejas de lesbianas podrán volver a acceder a las técnicas de reproducción asistida en los centros públicos que el Consell del PP les limitó en 2012 con "un claro trasfondo ideológico para imponer un modelo único de familia". "Para nosotros todos los modelos de familia son bienvenidos", ha destacado.

Montón ha lamentado al respecto en rueda de prensa que el PP quiso "enmascarar" esta limitación en "las medidas de ahorro" que aplicó cuando lo cierto es que no es una medida "sustancial económicamente" ya que afectaría al 2 y el 6% de las mujeres que solicitan estos tratamientos en los centros públicos.

Así, se calcula que de las 4.500 mujeres a los que se aplica cada año los tratamientos en los centros públicos unas 200 serían mujeres solas o lesbianas. "Es una medida ideológica para intentar excluir a mujeres por su orientación sexual o estado civil y nosotros no vamos a ser cómplices de perpetuar esta incriminación", ha recalcado.

Por ello, este miércoles se han remitido estas instrucciones a los responsables de todos los departamentos de salud para que a partir del próximo lunes puedan entrar en vigor. Montón ha aclarado que se prevé un acceso "gradual" y de forma desigual en los distintos centros por lo que no prevé que su implantación provoque "disfunciones". En cualquier caso, ha garantizado que se va a "monitorizar" su aplicación por para "corregirlas" si se dan.

Además, ha destacado que esta población en la mayoría de los casos sólo requieren una inseminación que es una técnica que ronda los 300 euros en los centros públicos, una seis veces más barata que la fecundación in vitro.

Por ello, ha insistido en que cuando el PP les denegó este derecho no era motivos económicos. De este modo, desde el lunes se "acabará con la actual discriminación y vulneración de la dignidad de estas mujeres y de sus derechos", que debía acudir a centros privados para poder ser madres.

Mimas condiciones

Montón, ha explicado que las mujeres solas y las parejas de lesbianas accederán en las mismas condiciones que el resto de las mujeres a las técnicas de reproducción asistida en los centros públicos, por lo que deberán tener entre 18 y 40 años. Al respecto, ha señalado que "lo urgente" era devolver a estos colectivos su derecho a ser madres en igualdad de condiciones y que en un futuro su departamento estudiará la posibilidad de ampliar el límite para todas.

Asimismo ha criticado que la Conselleria de Sanidad "se adelantó" al Ministerio al aplicar este recorte ya que restringió el acceso en 2012 sin respetar la ley 14/2006 de Reproducción Asistida que establecía que "toda mujer" tenía derecho a acceder a estas leyes con independencia de su estado civil o orientación sexual. El ministerio ejecutó esta medida en octubre de 2014 a través de una orden.

Consulta aquí más noticias de Valencia.