El Govern prevé recaudar entre 50 y 80 millones de euros con el impuesto de turismo sostenible que se aplicará en Baleares con carácter finalista y que gravará las estancias que hagan las personas físicas de 14 años o más en alojamientos turísticos y en viviendas que se comercialicen turísticamente en la comunidad, así como en embarcaciones de cruceros que hagan escala en las Islas.

La presidenta del Govern, Francina Armengol, el vicepresidente y conseller de Innovación, Investigación y Turismo, Biel Barceló, y la consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, han esperado que durante el segundo trimestre de 2016 ya se ponga en marcha este impuesto, cuya cuota tributaria dependerá en función de los días de estancia, de las clases de establecimientos, viviendas o embarcaciones y de si es temporada alta o baja, por lo que oscilará entre los 0,5 y los dos euros.

(

Habrá ampliación)