El concejal de Promoción Económica, Turismo y Empleo, del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Pedro Quevedo, se ha reunido este martes con los representantes de la Confederación Canaria de la Pequeña y Mediana Empresa (Cecapyme), de la Federación Empresarial de Comercio de Las Palmas (Fedeco) y de los sindicatos del sector para exponerles su intención de abordar la situación actual para regular los horarios comerciales en las zonas declaradas de gran afluencia turística de la capital.

De esta forma, Quevedo ha iniciado una ronda de reuniones con "todas" las partes implicadas con el objetivo de establecer "una discusión con calma para contrastar datos y fundamentar una decisión", según informó el Ayuntamiento en nota de prensa.

En este sentido, el concejal ha podido escuchar la propuesta de las pymes de limitar la apertura dominical a la Zona Comercial Triana y a la zona Puerto-Canteras.

De todos modos, Quevedo matizó que "no habrá cambios" en los horarios comerciales en la actual temporada de cruceros, que concluye el 30 de abril de 2016, si bien consideró que "es el momento de revisar las reglas" y para ello convocará a todas las partes implicadas con el objetivo de alcanzar un "gran acuerdo".

Para alcanzar ese acuerdo resaltó la necesidad de que esté basado en "datos y argumentos", ya que subrayó que las decisiones del anterior grupo de gobierno —del PP— "fueron titubeantes y se adoptaron sin información que avalara esos horarios".

En concreto, Quevedo indica que la propuesta municipal de incluir la zona de Mesa y López y la de El Rincón, junto al Auditorio Alfredo Kraus, como zona de gran afluencia turística, "estuvo mal fundamentada" porque, dijo, el PP "creó confusión al mezclar dos asuntos que no tienen por qué estar relacionados, las zonas turísticas y los horarios comerciales".

Agregó que sólo el 20 por ciento de los cruceristas que desembarcan en el Puerto de Las Palmas "tienen la intención de comprar", ya que aseguró que la "mayoría invierte su estancia en la ciudad en visitas y ocio", afirmando que la apertura dominical, tras un año de su entrada en vigor, "no ha supuesto un incremento del gasto turístico ni ha tenido una repercusión social y económica favorable".

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.