El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, exigió este martes al jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, que comparezca de forma urgente en el Congreso para aclarar "las mentiras y los embustes" de los presupuestos de 2016 cuestionados por la Comisión Europea al alertar del daño que causan a la imagen de España.

Sánchez ha reclamado a Rajoy explicaciones sobre las cuentas del próximo año en una rueda de prensa en la sede de Ferraz tras inaugurar la campaña de movilización de los afiliados y simpatizantes del partido con vistas a las elecciones generales del 20 de diciembre.

El PSOE teme nuevos recortes y subidas de impuestos"Con sus engaños y embustes, lo que hace Rajoy es dañar la imagen de España a nivel internacional y resulta peligroso para la estabilidad del país", ha advertido el líder socialista.

Ante la "gravedad" que, según Sánchez, supone que la Comisión Europea haya puesto en duda que se vaya a cumplir el objetivo de déficit en 2016 -situación que el PP niega que vaya a producirse-, Sánchez ha exhortado a que "dé la cara en el Congreso y deje de engañar a los españoles".

En caso de que no sea así, el secretario general del PSOE ha reclamado a Rajoy que retire los presupuestos para que deje al próximo Gobierno recuperar la "credibilidad perdida" con unas cuentas "claras y veraces" que eviten nuevos recortes y subidas de impuestos a las clases trabajadoras.

Oposición en bloque

Además, de Sánchez, los grupos parlamentarios de la oposición han criticado la herencia que los presupuestos pueden dejar al próximo Gobierno.

La diputada de UPyD Rosa Díez considera que las advertencias de las autoridades comunitarias confirman la denuncia que hizo su partido en el debate de los presupuestos en el Congreso: "Es un presupuesto fraudulento con cifras que son falsas y que tiene el objetivo de engañar".

"Electoralistas" y "tramposos" son los dos adjetivos que puso a los presupuestos el portavoz de la Izquierda Plural, José Luis Centella, que criticó que la Comisión Europea "haya entrado en campaña" para poner "deberes" al futuro ejecutivo. "El 20 de diciembre se elegirá un presidente del Gobierno sumiso o un presidente que se confronte con esa política de recortes de la UE", advirtió Centella.

El portavoz adjunto de Unió en el Congreso, Josep Sánchez-Llibre, cree que pasar la "patata caliente" al próximo Gobierno es una actitud "acomodaticia y muy electoralista". La "herencia" del "milagro" económico del PP, aseguró, será una alta tasa de paro y de deuda pública.

Desde el PNV, Aitor Esteban admitió que no le extraña que la Comisión Europea haya enmendado los presupuestos, porque a todas luces tiene unas previsiones macroeconómicas demasiado optimistas. No obstante, pidió a las autoridades comunitarias que acepten cierta progresividad en los objetivos de reducción de la deuda publica, de forma que se pueda acompasar con el crecimiento económico.