Un grupo de investigadores de instituciones de Salud Pública (CIBER de Epidemiología y Salud Publica (CIBERESP) del Instituto de Salud Carlos III y Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB)) y universidades (Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), Universidad de León y Universidad Internacional de Catalunya (UIC)) ha identificado en un estudio publicado recientemente en la revista Medicine & Science in Sports & Exercise que los jugadores de baloncesto pueden ser un grupo de alto riesgo de padecer tromboembolismo pulmonar (TEP).

Esta investigación es de los primeros trabajos en la literatura médica referente a este deporte que pone de manifiesto la necesidad de investigar sobre una enfermedad en muchos casos mortal, que es prevenible y que puede afectar en mayor medida a los jugadores de baloncesto que a la población general, según han explicado fuentes de la Universidad Politécnica de Cartagena.

Después de realizar una revisión en la literatura científica y los medios de comunicación más populares, se han detectado 15 casos de TEP en jugadores de baloncesto, objetivándose que en el colectivo de jugadores profesionales de las ligas NBA y ACB la incidencia observada de esta enfermedad es significativamente superior a la de la población general del mismo grupo de edad y sexo observada en dos estudios realizados en Estados Unidos y Noruega.

Para realizar el estudio, los investigadores revisaron si había ocurrido algún caso de TEP en las ligas de baloncesto más populares de Europa y del resto del mundo durante 5 años estudiados, concretamente de la temporadas 2010/11 a 2014/15.

También se revisaron casos de TEP en otras ligas de otros deportes profesionales, destacando por ejemplo las incidencias encontradas en deportistas de élite de fútbol americano (NFL) y hockey (NHL) en Estados Unidos, y también en la liga de fútbol en Francia.

Aunque los resultados no son significativos, se vislumbra una tendencia de que la incidencia en la ACB y NBA es superior al resto de ligas de baloncesto y otros deportes, pero se precisa confirmarlo en futuros estudios.

Los deportistas de élite están actualmente expuestos a situaciones de riesgo como un elevado nivel de esfuerzo que puede dar lugar a un proceso de inflamación crónica, a traumatismos reiterados, a viajes en avión demasiado largos (síndrome de clase turista), y la inmovilización subsecuente, a tratamientos novedosos de las lesiones como el plasma rico en plaquetas y una serie de circunstancias adicionales que sumadas "puedan dar lugar a considerar probablemente los jugadores de baloncesto un grupo de riesgo".

La gravedad de esta enfermedad, la existencia de prevención primaria y la relevancia del diagnóstico y tratamiento precoz en el pronóstico, además de los resultados recientemente encontrados hacen necesario, según añaden las mismas fuentes, "investigar la confirmación de estas sospechas y establecer así los riesgos más habituales en estos profesionales para la promoción de la salud de los deportistas".

Consulta aquí más noticias de Murcia.