Línea 10 de Metrovalencia
La plataforma reservada para la línea 10 de Metrovalencia a la altura de la futura parada de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. 20MINUTOS

El grado de deterioro de las obras de la línea T2 de Metrovalencia, paralizadas desde hace cuatro años por la precaria situación económica de la Generalitat, ha llegado a tal extremo que dos tramos de vías en superficie van a ser retirados por la peligrosidad que suponen para el tráfico rodado de vehículos en esos enclaves. Fuentes de la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio han confirmado a 20minutos que este departamento va a acometer, en el plazo máximo de dos semanas, la retirada del tendido ferroviario en el cruce de la calle General Urrutia con la avenida Antonio Ferrandis (en el Bulevar Sur) y en la rotonda del Pont de l'Assut de l'Or, junto a la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Se han invertido 195 millones de euros y se necesitan otros 100 millones para finalizar las obras Las primeras estimaciones, cuando comenzaron las obras, eran que la línea estuviera funcionando en 2011, pero justamente ese año se paralizaron debido a los problemas de liquidez del Gobierno valenciano. El entonces conseller de Infraestructuras, Mario Flores (PP), llegó incluso a barajar la fórmula de la gestión privada mediante una concesión para esta infraestructura pública.

La obra ejecutada hasta el momento ha supuesto una inversión de 195 millones de euros en dos grandes actuaciones: un tramo que une Nazaret y Hermanos Maristas en superficie (al que pertenecen las vías que serán retiradas) y el trazado subterráneo que va de Hermanos Maristas a la calle Alicante, a los que se suma la estación del Mercat, ubicada bajo el parking del Mercado Central y sin conectar con el trazado.

Desde el nuevo equipo de la Conselleria critican lo que consideran una "mala planificación del anterior Gobierno del PP, que inició unas obras con un elevado coste que ha dejado sin hacer y, como consecuencia, se está deteriorando cada día que pasa". Las estaciones subterráneas se han inundado con las lluvias (incluso algunas personas llegaron a navegar con embarcaciones hinchables) y las vías en los tramos en superficie están oxidadas y cubiertas de tierra y maleza.

La estación del Mercat, que ha costado 51 millones de euros, está sin conectar con el trazado Con todo, lo más grave es que la degradación y retirada de los materiales puede encarecer la obra aún pendiente de ejecución, que estaba estimada en 100 millones de euros. En esta cantidad entrarían la superestructura, electrificación, señalización, equipamientos, instalaciones de las paradas subterráneas y en superficie, construcción de los talleres provisionales para el material móvil y ejecución de la estación de Hermanos Maristas, que no se llegó a iniciar.

Esta previsión no incluye el material móvil que Ferrocarrils de la Generalitat debería incorporar para poner en funcionamiento la línea. "Han enterrado millones de euros y han sido incapaces de poner en funcionamiento esta infraestructura millonaria mientras los ciudadanos tienen que ver cada día cómo se deteriora", añaden fuentes de la Conselleria de Obras Públicas.

La esperanza del contrato-programa

Tanto la consellera del ramo, María José Salvador, como el alcalde de Valencia, Joan Ribó, han apuntado en los últimos meses hacia la recuperación del contrato-programa con el Gobierno central para el transporte metropolitano como posible vía para obtener la financiación necesaria para acabar las obras y poner en marcha esta línea, cuya redacción inicial no solo iba de Nazaret a la calle Alicante (conectando el centro con Ruzafa, Quatre Carreres y la Ciudad de las Ciencias), sino también a través del centro histórico hacia Tavernes Blanques.

Consulta aquí más noticias de Valencia.