Mudanza
Hacer una mudanza siempre viene bien para desprendernos de cosas innecesarias. Laurence Mouton/GTRES

En España, país de propietarios pese a la crisis, la casa que se compra es para toda la vida… o casi. Según un estudio de la red inmobiliaria RE/MAX Europa, los españoles son los europeos que menos cambian de residencia a lo largo de su vida.

La media española es de dos mudanzas en toda la vida, frente a las cuatro que protagonizan el resto de países del continente. Las nacionalidades con mayor tendencia a cambiar de vivienda son los finlandeses, suecos y suizos, con una media de seis veces. Frente a ellos,  españoles, eslovacos y polacos sólo se mudan una media de dos veces en su vida.

Las mudanzas no son solo un fenómeno entre las personas más jóvenes. De hecho, para el caso de España, los hombres con edades comprendidas entre los 50 y los 59 años son quienes más veces han cambiado de ubicación, una media de tres veces.

Eslovacos y polacos se mudan tan pocas veces como los españolesPor su parte, la mayoría de las mujeres españolas de entre 20 y 29 años encuestadas sólo han habitado un inmueble. En Europa, la tendencia es similar, ya que es de nuevo la generación de mayor edad (de 50 a 59 años) la que más veces ha tenido que hacer una mudanza, una media de cinco veces.

En el caso de España, son las personas que optan por vivir en pisos alquilados las que más veces se han cambiado de casa, una media de cuatro, frente a los propietarios de pisos y casas unifamiliares, quienes solo han cambiado de casa una media de dos veces en su vida. En el resto de Europa, aquellos que optan por el alquiler también han cambiado de inmueble con mayor frecuencia que los que optan por vivienda en propiedad. Una media de cinco veces frente a las tres de los propietarios.

Los ingresos netos mensuales son, sin duda, otro factor para tener en cuenta, siendo los que superan los 3.000 euros los más propicios a cambiar de inmueble, una media de tres veces, frente a aquellos que cuentan con unos ingresos netos mensuales en la unidad familiar inferiores a 3.000 euros, que solo se muda de casa una media de dos veces en su vida.